•  |
  •  |
  • END

La presidenta ejecutiva de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado (Enacal), Ruth Selma Herrera, inauguró este fin de semana el proyecto de abastecimiento de agua potable y alcantarillado sanitario para los municipios de Diriá y Diriomo, a un costo de cuatro millones de dólares con fondos facilitados por el gobierno central y el pueblo de España.

El proyecto comprende la instalación de más de 18 mil metros de tubería de agua potable, un mil 440 nuevas conexiones domiciliares, la rehabilitación de tres tanques de acero para almacenamiento del líquido para 300 mil galones, y dos tanques de mampostería con capacidad para 45 mil galones.

“Éstas son obras que quedan ocultas, movimientos de toneladas de tierra, construcción de sistemas que no pueden quedar mal hechos. Cualquier temporal podría echar a perder todo esto, por eso es que ha existido una supervisión muy estricta”, dijo Herrera ante decenas de pobladores.

Explicó que para el tratamiento de las aguas residuales de las dos ciudades, la empresa construyó una planta con lo que se conoce como sistema anaerobio con capacidad para procesar 1,450 metros cúbicos de aguas servidas por día, un tanque “inhoff”, siete biofiltros, rejillas desarenadotas, y la instalación de 10,500 metros de redes de recolección, además de 790 conexiones domiciliares y la construcción de 124 manjoles.

Seguir reforestando
La titular de Enacal habló de la importancia que tiene la reforestación para el clima, sobre todo de plantar árboles entre ambos municipios, donde están ubicados cuatro pozos, y un quinto que quedó funcionando el día de la inauguración, con capacidad para suministrar 400 galones por minuto. Esto permitirá mejorar el caudal para abastecer durante más horas a la población, beneficiando a un poco más de 20 mil usuarios, de ellos 700 pertenecen a Diriá y 2,900 a Diriomo.

Exhortó a la población a hacer buen uso del alcantarillado, a no echar objetos que puedan obstruir las tuberías y dañarlas, igual que las plantas de tratamiento. Tampoco lanzar aceite, grasas y otros productos químicos que provoquen destrucción en las redes de alcantarillado; y no conectar las aguas pluviales o de lluvia al nuevo sistema para no rebasar la capacidad de las plantas.

La obra generó unos cien empleos directos y 300 indirectos, y en la actividad de inauguración estuvieron presentes el vicealcalde de Diriomo, Virgilio Castillo; la alcaldesa de Diriá, Maribel Barrios, y el delegado departamental de Enacal, Erving Baca.