•  |
  •  |
  • END

Una parte llegó el viernes en bus, el otro grupo se trasladó en avioneta de Managua a Rosita, ciudad calurosa del Caribe Norte, donde se reencontraron todos para cumplir con la razón del agotado, pero valioso viaje; asistir a cuantos pacientes necesitaban de los servicios de la medicina especializada.

Antes de la llegada, la cuarta vez desde 2008, de la brigada de médicos sandinistas, coordinada por el doctor Alfredo Borqe, Director del Hospital Alemán–Nicaragüense, el local del centro de salud con camas “Rosario Pravia”, estaba atiborrado de personas, que deseaban someterse a una intervención quirúrgica, o conocer con exactitud uno o más problemas de salud mediante un examen de ultrasonido.

Unas mil 500 personas, en su mayoría adultas, cubiertas sus cabezas con sombreros de palmas, gorras o con pañoletas de diversos colores en el caso de ancianas, y cuyos rostros reflejan diversas historias de sacrificios, estaban ahí, sentadas, una parte conversaba amenamente y otra caminaba de un lado a otro, seguramente para desentumirse.

Ahí están, ahí vienen, miren ya vinieron, de pronto se escucharon varias voces casi al unísono, anunciando con ello, el ingreso a ese centro de salud de la brigada de médicos sandinistas, 36 especialistas en total, acompañados de un personal auxiliar, que cargaban cajas conteniendo medicinas.

Tras los saludos de manos, abrazos y después del tradicional cómo estás, entre pacientes y galenos, éstos sólo tomaron un poco de agua, se prepararon con su inconfundible vestuario, además de sus piezas médicas y manos a la obra.

Intervinieron con cirugías mayores y menores a 48 pacientes, entre ellos, adultos, jóvenes y niños. Todas las personas salieron muy bien de las operaciones.

Realizaron 57 exámenes de endoscopías a igual número de personas y otros 280 pacientes tuvieron la oportunidad de conocer con exactitud su problema de salud por medio de un ultrasonido.

Además, 950 personas fueron atendidas por distintos especialistas de neurología, dermatología, ginecología, cardiología, oftalmología, obstetricia, ortopedia, medicina interna, entre otras especialidades.

El 80% de las personas atendidas llegaron del campo, según el informe del Ministerio de Salud de Rosita.

El alcalde de Rosita, Arturo Ibarra, agradeció el gesto noble de los galenos que conforman la brigada de médicos sandinistas, por sacrificar su tiempo de descanso para apoyar a restaurar la salud de la población que representa.

El edil entregó reconocimientos a cada uno de los médicos y luego les ofreció una grata cena como muestra de cariño y admiración.