Yelba Tablada
  •  |
  •  |
  • END

Con una expo-venta de alimentos y artesanía, las mujeres con discapacidad, celebraron el Día Internacional de la Mujer, dejando claras sus demandas de acceso al empleo, salud, educación, financiamiento y otros beneficios que la Ley 202 les otorga.

La actividad festiva se desarrolló frente a las instalaciones del Palacio de los Deportes, y previo al acto, un artista local interpretó tres canciones que levantaron el espíritu de las asistentas, posteriormente compartieron sus experiencias y le agradecieron a las dirigentes de la Asociación de Mujeres con Discapacidad, la Esperanza, por acordarse de ellas.

Blanca Nieve Hernández, tesorera de la directiva de esta Asociación, lamentó la no asistencia de los invitados especiales, pero en su intervención les solicitó por igual a las autoridades un apoyo decidido a las mujeres con discapacidad, que en medio de sus limitaciones físicas, buscan la manera de salir adelante.

Aisladas por la sociedad

“Es cierto, nos han aislado por tener un impedimento físico. Eso no significa que no tengamos la capacidad de ejercer un cargo en cualquier estructura gubernamental o en la empresa privada”, sostuvo la joven Hernández, al exigirles a las autoridades respeto a sus derechos como personas con discapacidad. 
La tesorera de la Asociación de Mujeres con Discapacidad La Esperanza, citó uno de los artículos de la ley 202, que establece el derecho a una alimentación especial, vivienda digna y a un empleo en iguales condiciones que al resto de personas.  
Valora Blanca Nieve, que las campañas de sensibilización que han desarrollado, ya están dejando los resultados esperados, porque ahora a las mujeres con discapacidad, les dan mayor importancia y las puertas de las instituciones públicas se abren cuando llegan a gestionar un proyecto o a buscar un beneficio para una de las mujeres afiliadas.

Pero también esperan que en las instituciones públicas se mejoren los accesos, y tal como lo contempla la ley, se dejen las rampas para el ingreso de las sillas de ruedas y las personas que usan bordones, bastones y andariveles, quienes llegan a realizar gestiones principalmente en la delegación del Instituto de Seguridad Social, que el acceso es complicado.