•  |
  •  |
  • END

Bluefields

Habitantes de la comunidad indígena de Tasbapouni exigen que les entreguen más de 30 mil pies tablares de madera que el Distrito Naval del Atlántico (DNA) requisó en los últimos días en la reserva forestal del Río Kum Kum.

Ralston Bent, un blufileño que se identifica como representante de la junta directiva de la comunidad de Tasbapouni, afirma que fueron los nativos del lugar quienes descubrieron el lote de madera cortada ilegalmente por la mafia maderera en Koom Koom y que las autoridades de la Fuerza Naval y el Inafor “sólo llegaron a robarse el mandado”.

“La Ley 445 sobre Régimen de Propiedad Comunitaria y el Estatuto de Autonomía establece que los comunitarios son dueños de sus territorios y tienen derecho a usufructuar sus recursos naturales, por eso lucharemos para que le regresen esa madera a sus verdaderos dueños que son los habitantes de Tasbapouni”, insistió Bent.

Sin embargo, la municipalidad de El Tortuguero también reclama el lote de madera incautado, reveló un funcionario del Inafor quien lamentó que un aserradero que la institución le entregó a comunitarios de la Desembocadura de Río Grande haya sido alquilado a los traficantes ilegales de madera.

¿Mafia china?

El director ejecutivo del Inafor William Scharwz, declaró al noticiero Tras la Noticia de Radio La Primerísima de Bluefields que en la compra de madera ilegal podría estar involucrado un chino residente en Costa Rica que exporta el producto forestal a Hong Kong.

Aunque el directivo del Inafor no reveló el nombre del asiático, dijo que tiene su base de operaciones en Juigalpa, Chontales, y que supuestamente había adelantado una fuerte cantidad de dinero a las personas que le venden madera cortada furtivamente en Kum Kum.

Finalmente, Scharwz desmintió que el gran volumen de madera incautado en la RAAS haya sido tumbado por el Huracán Ida y advirtió que los permisos de aprovechamiento forestal se solicitan antes y no después de cortar los árboles, “por lo que se aplicarán medidas administrativas a los responsables, el producto se subastará públicamente y los involucrados en el corte no podrán participar en la subasta”, subrayó.

En tanto, el dirigente comunitario de Tasbapouni, Delvin Prudo, lamentó que la destrucción de los bosques y la explotación irracional de la madera no beneficia en nada a su comunidad y al pueblo costeño en general.