•  |
  •  |
  • END

Más de ocho mil plantas frutales, energéticas y maderables se encuentran en el vivero de La Cantera, perteneciente al grupo Imisa, con el propósito de reforzar el bosque y reforestar las áreas que en años anteriores fueron explotadas con el corte de piedras y que éstas, a través del tiempo, vuelvan a sus parámetros originales.

Noel Alberto Matus Conrado, responsable de la unidad de medioambiente de la empresa, dijo que “la cantera está ubicada en las tierras de la comunidad de Apompuá, carretera hacia La Boquita, donde trabajamos con el corte de piedra, pero el aspecto principal para nosotros es establecer las medidas en todo lo que respecta a la ley ambiental de reforestación, higiene y seguridad mediante manejo de viveros y jornadas ecológicas.

El plantel está compuesto por 122 manzanas, de las que actualmente la exploración de minas ocupa 20, el resto del área es bosque, que poco a poco todos nos esforzamos para continuar protegiendo el relieve”, afirmó el ingeniero agrónomo, quien además agregó que “diariamente estimamos una producción de 7 mil piedras de acuerdo con la demanda.

“Las piedras son cortadas por medio de maquinarias e intervienen ochenta trabajadores, de los cuales el 50% nos dedicamos a la recuperación ambiental de las parcelas”, señaló.

Bancos de reforestación

Matus Conrado explicó que “el proceso para llegar a una adecuada protección del medioambiente consiste en trasladar los desechos del corte de las piedras al área de relleno, una vez que se llenó ese material que tenemos de suelo orgánico lo llevamos al área maltratada por la explotación de minas y posteriormente en ciclos de corto plazo las plantaciones de naranjas, mandarinas, guanábanas, marañones, mangos, papayas, calala, ornamentales y especies de madera preciosa y animales en peligro de extinción como garrobos, iguanas y guardabarrancos que visitan estas tierras para alimentarse”.

Es importante mencionar que este grupo de ambientalistas de La Cantera han aprobado un proyecto de vivero con la municipalidad jinotepina con el fin de contribuir con la naturaleza de los parques y escuelas, y de esta manera aportar un granito de arena al ecosistema del Pacífico de Nicaragua.