Silvia González
  •  |
  •  |
  • END

Salir a las calles de la ciudad de Jinotega últimamente se ha vuelto en cierto modo un peligro, especialmente para las personas con discapacidades y para las personas de la tercera edad, debido a que los andenes y aceras son utilizados para negocios o para estacionamiento de motocicletas y bicicletas.

Lo anterior lo denunció Francisco Chavarría, representante de la Asociación de Discapacitados Físico Motor (Adifim) de Jinotega, quien tomó la decisión de demandar a la comisión de Transporte e Infraestructura del Concejo Municipal de Jinotega regule esta situación antes que ocurra una tragedia.

Según Chavarría, para las personas con discapacidades y para cualquier humano con deficiencias motoras y visuales, utilizar las aceras y andenes es una calamidad porque muchas veces ponen en peligro sus vidas al tener que bajar de las aceras a la calle porque están ocupadas por los comerciantes.

Normas establecidas

Agregó que hay establecidas normas y criterios básicos para la prevención y eliminación de barreras en el medio físico: arquitectónicas, urbanas, de transporte y de comunicación sensorial, cuya aplicación debe manifestarse en la actividad del diseño arquitectónico y urbano, así como en el mejoramiento continuo de los servicios de transporte, comercio, salud, turismo, educación, recreación, tanto de propiedad privada como pública.

“La situación de nosotros es difícil. Las aceras están siendo mal utilizadas al ser usadas como estacionamientos o puestos de venta y hasta por los que están construyendo porque llenan las aceras con material de construcción, obstaculizando el pase peatonal” dijo Chavarría.

En la actualidad la filial de Adifim en Jinotega cuenta con 123 afiliados que demandan se le dé continuidad a la ubicación de rampas de acceso que inició la administración edilicia anterior.

También puede incidir en la ocurrencia de accidentes con peatones, la utilización de los andenes como estacionamientos.

Sitios afectados

El mejor ejemplo de esta situación puede ser apreciado en las inmediaciones de la iglesia Los Ángeles y alrededores del antiguo mercado municipal, donde los andenes han desaparecido por la ocupación que hacen los comerciantes.

En la misma zona de la terminal de buses, prácticamente no tiene aceras, pues se encuentran invadidas por los vendedores de ese populoso lugar.

Otra zona de la ciudad donde también se observa mala utilización de aceras y andenes, es en las calles del centro de la ciudad, donde los dueños de bares, restaurantes y otros negocios los ocupan como estacionamiento y los ciudadanos tienen que bajarse a la calle para poder circular.

“El Departamento de Urbanismo de la alcaldía de Jinotega tienen que recuperar esos espacios para que la gente circule con seguridad”, expresa Chavarría, quien aprovechó para hacerle un llamado a la Policía de Tránsito para que también regule esta situación.

Y donde hay andenes, la gente ocupa calles

En los barrios, a pesar de contar con andenes y aceras, los peatones se bajan sin razón a las calles, exponiéndose innecesariamente a que algún vehículo los atropelle.

La Asociación envió una carta a la comisión de infraestructura de la alcaldía municipal de Jinotega para que tomen cartas en el asunto y en este particular el presidente de la comisión, Benjamín Ruíz Coronado, dijo que este problema se resolverá hasta que los comerciantes sean ubicados en el nuevo mercado municipal, cuya construcción finaliza a mediados de este año.