•  |
  •  |
  • END

Tropas del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua ejecutan el Plan Permanente de Seguridad en el Campo garantizando la protección de las cosechas de maní, arroz, banano, ajonjolí, caña de azúcar, camarón, entre otros rubros.

El coronel Juan José Sevilla Núñez, jefe castrense en los departamentos de León y Chinandega, informó a alcaldes, productores y representantes de instituciones estatales que en los últimos tres años han incrementado el apoyo al sector productivo de occidente del país y protección a los recursos naturales.

“Hemos combatido los incendios forestales, reforestado, atendiendo a la población en caso de desastres naturales como inundaciones y huracanes, sin descuidar la protección de la frontera estatal”, dijo el oficial.

Manifestó que las tropas reciben adiestramiento y participan en actividades deportivas nacionales que organiza el Ejército de Nicaragua, como parte del desarrollo personal.

Coordinación inter - institucional
Indicó que para conseguir estos logros es determinante la coordinación con los gobiernos locales, instituciones como la Policía Nacional, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, el Ministerio de Salud, Minsa, el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, el Instituto Nacional Forestal, Inafor, entre otros.

Estrecha coordinación con Policía Nacional
“Con el Plan Permanente de Seguridad en el Campo garantizamos que empresarios, comerciantes, productores y población en general desarrollen sus actividades productivas y de comercio en un clima de seguridad que les permita potenciar sus recursos. En coordinación con la Policía Nacional contrarrestamos el narcotráfico, el contrabando, tráfico de armas, de madera, de indocumentados, entre otras manifestaciones del crimen organizado”, indicó el jefe militar.

Dijo que en la frontera luchan contra el abigeato y el contrabando, principales actividades de delincuentes a través de los denominados “Pasos Ciegos”.

Cifras importantes
El coronel Sevilla Núñez reveló que en el 2009, efectivos del Segundo Comando Militar Regional dieron cobertura a 173 traslados de valores, 300 patrullas de exploración con la participación de 1,400 uniformados, 628 patrullas forestales, 620 retenes forestales, la captura de 16 delincuentes, 17 armas decomisadas que fueron remitidas a la Policía Nacional para aplicar la Ley 510, incautaron 79 kilos de marihuana y 52 municiones.

Señaló que durante el corriente año llevan 28 traslados de valores, 212 patrullas de exploración con la participación de 212 efectivos militares, 71 patrullas forestales, 729 retenes forestales, 17 delincuentes capturados, 20 armas decomisadas y dos narcotraficantes capturados.

Expresó que el Ejército tiene presencia en las reservas forestales de ambos departamentos para prevenir incendios forestales, la tala de madera y el saqueo a la fauna.

Agradecen al Ejército de Nicaragua
Kenny Espinoza, alcalde de Somotillo agradeció al Ejército de Nicaragua por el apoyo proporcionado al gobierno local, instituciones y la vigilancia de los 97 kilómetros de la frontera con Honduras.

“Mantenemos excelente comunicación con el teniente coronel Mario Díaz, jefe del Batallón Fronterizo ubicado en el puesto El Guasaule”, dijo el munícipe, quien solicitó a la institución castrense la vigilancia en las granjas camaroneras ubicadas en el municipio de Somotillo.

María Yaniret Álvarez, delegada departamental del Marena en León, calificó de valiosa la participación de miembros de la institución castrense en el cumplimiento de 90 patrullas forestales y la protección de la fauna.

“El año pasado tuvimos un gran incendio forestal y el Ejército contribuyó a controlarlo, hasta el momento han realizado doce operativos, y otras actividades como la identificación de fuentes de agua en apoyo a comunidades afectadas por la sequía”, aseguró la funcionaria.

Nicolás Álvarez, jefe de seguridad interna del Ingenio Monte Rosa S.A. perteneciente al Grupo Pantaleón agradeció a miembros del Segundo Comando Militar Regional que a partir de la zafra 2009-2010 contribuyeron al control de las quemas no programadas y a repeler a algunos delincuentes comunes.