•  |
  •  |
  • END

Prepararse para crear sus propios movimientos sindicales que los defienda tanto del Estado como la empresa privada, es la alternativa que le queda a la clase obrera de Nicaragua, según un análisis del ex organizador de sindicatos a inicios de los años 80, Miguel Bejarano.

Aseguró que la razón de ser de los sindicatos, es luchar por las reivindicaciones económicas de los trabajadores, “para mejorar los salarios, la relación entre empleador y trabajador y por lo que he conocido a través de los medios de comunicación, quizás los sindicatos cumplen esta función en un 50 por ciento”.

De acuerdo a Bejarano, los trabajadores se han estacando en cuanto a la búsqueda de mejorar sus condiciones de vida y según él, esto se debe a que los reclamos de los líderes sindicales son pobres y que éstos hoy luchan por migajas.

Como ejemplo señaló que tanto la empresa privada como el Estado, saben que la canasta básica supera los ocho mil córdobas y “un profesor gana entre tres y cuatro mil córdobas, o sea que para completar esa canasta básica es lanzado a realizar otras tareas y el problema no es la pobreza o falta de recursos del país, porque aquí hay capital para poder incrementar los salarios”.

Mencionó como obstáculo de los movimientos sindicales, tener líderes que son diputados o que ostentan altos cargos en el gobierno o empresas privadas, lo cual considera una posición hipócrita, ya que aseguró que un dirigente sindical se debe a una clase obrera y no a una vida política partidaria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus