•  |
  •  |
  • END

San Juan de Oriente
colaboración

Hablar otro idioma y ser Licenciado en Turismo y Hotelería son las nuevas metas que Eddy Ticay Potosme se ha propuesto en esta ocasión. Este joven con capacidades diferentes, cuyas funciones motoras se le dificultan al caminar, a sus 17 años de edad y cursando el cuarto año de secundaria, es un chico con una mentalidad visionaria. “Desde mi condición de profesional quiero aportar a que mi país salga adelante”, dice éste chico de mirada jovial.

Eddy habita en la Comarca Buena Vista, del municipio de San Juan de Oriente, confiesa que el factor económico ha sido un verdadero obstáculo para que su vida sea cómoda. “Quisiera que el Gobierno Central y el Municipal, me ayudaran con transporte para asistir a mi centro, así como con alimentación y ropa. Hace cuatro años, yo iba a las terapias de Los Pipitos en Diriamba, pero dejé de asistir porque mi mamá ya no podía ayudarme con el pasaje, sinceramente no recibo apoyo de ninguna institución”, lamentó el jovencito.

Alcaldía sin programa

Brenda Jiménez, concejal y secretaria municipal de San Juan de Oriente, afirma que tienen conocimiento que, al igual que Eddy, existen muchos casos similares. Sin embargo, reconoce que la Alcaldía no tiene un programa específico para atender a personas con discapacidades. “Pero ya estamos trabajando con la red de la Niñez y la Adolescencia, con el propósito de ayudarles en sus necesidades básicas, para ello hemos aprobado un presupuesto de diez mil córdobas, sin embargo, buscaremos la forma de trabajar más de cerca con estos niños”, agregó. La funcionaria admite que ninguna administración edilicia se ha preocupado por estas personas.

Por su parte Ilia Castilla, Promotora de Rehabilitación de Los Pipitos, capítulo Masaya, manifestó que en algunos municipios no se atienden porque “las familias no se organizan, además, no están concientes de que deben buscar las soluciones adecuadas. Los Pipitos, no somos más que una Asociación de padres de familia con niños discapacitados. Mientras los padres no empiecen a liderar y tomar acciones concretas, no van a salir adelante”, dijo Castilla.

Aseguró que a mediados de mayo, de este año, empezarán una ronda de seguimiento en todos los municipios de Masaya, con el objetivo de tener un listado real de niños discapacitados para trabajar con las unidades móviles, y mandar al Instituto Médico Pedagógico los casos que ameriten evaluación.

Asistido por vecinos

El Nuevo Diario buscó la versión de la madre de Eddy, pero fue imposible porque ella trabaja fuera del municipio y lo deja solo, pero con la esperanza de llegar una vez al mes y traerle el sustento. Los vecinos --comenta el joven-- me asisten en ciertas necesidades. Eddy tiene uno de los porcentajes más altos del Instituto Nacional de San Juan de Oriente, y sueña con ser un profesional de éxito.

Las personas con discapacidades a veces tienen dificultad para ciertas actividades consideradas por otras personas como totalmente normales, como viajar en transporte público, subir escaleras o incluso utilizar ciertos instrumentos cotidianos. Sin embargo, el mayor desafío, para estas personas, ha sido convencer a la sociedad de que no son un grupo aparte. Históricamente han sido compadecidos, ignorados, denigrados e incluso ocultados en instituciones. Todo por ignorancia.