•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

Como policías de tránsito, unos esperan en medio de las vías desoladas y otros salen de pronto de los matorrales amparados por la oscuridad, con armas de guerra en mano detienen a los medios de transporte públicos y privados para desvalijar a sus ocupantes.

Suerte tienen quienes sólo son víctimas de robo, pues todo lo material, aunque cuesta, se puede reponer. Hay personas que en atracos, como estos, han perdido la vida, así le ocurrió desafortunadamente a Denis Alberto Fuentes Castillo de 24 años, un esteliano que fue asesinado a tiros en abril de 2009, en el tramo de la deteriorada carretera La Waba, entre Siuna y Mulukukú, cuando viajaba en su camión transportando fríjoles.

Vivo de milagro

Otros como el comerciante de Rosita, Silvio Valdivia Castro, viven de milagro, y le dan gracias a Dios por tener la dicha de contarlo. Valdivia se desplazaba conduciendo su camión de Santa Rita a Mulukukú, la noche del 1 de diciembre de 2009, cuando tres sujetos sin hacer ninguna señal de parada, en una pendiente, le dispararon.

Una de las balas atravesó las latas del chasis frontal y penetró en la rótula izquierda del conductor, causando que su extremidad quedara sin fuerza y sin control, brotando de ella abundante sangre.

Luego que el camión se detuviera, los delincuentes sin piedad alguna y con palabras soeces amenazaron con matar al comerciante para que entregara el dinero que había destinado para comprar la mercadería.

Después de robarle, los atracadores se regresaron por donde aparecieron y se perdieron entre el monte. La víctima con mucha sangre y rogando a Dios fuerza logró llegar, conduciendo, hasta el centro asistencial de Mulukukú.

Valdivia se encuentra incapacitado recibiendo terapia, pero con la esperanza de recuperarse para volver a usar su pie y caminar aunque sea con dificultad.

En la mira

Fernando Puerta Chavarría, propietario de una distribuidora de diversas bebidas nacionales en Las Minas, se siente sumamente preocupado porque los ladrones armados, le han robado en varias ocasiones en el mismo tramo de Siuna a Río Blanco.

El último asalto del que fue víctima el señor Puerta ocurrió cerca del puente conocido como “Chico Smith”, entre Siuna y Mulukukú. Ahí, a las 2:30 de la tarde del miércoles de la semana pasada, tres sujetos, dos armados con fusiles AK, y uno con revólver, de forma repentina salieron del monte, pararon el camión marca Kamaz, color celeste y apuntaron con el arma al vendedor Nehemías Cienfuegos, al que obligaron a entregarles unos 30 mil córdobas.

Dos meses antes, en esa zona y al mismo distribuidor que se desplazaba en el camión, los delincuentes le robaron 80 mil córdobas, monto que era producto de las ventas realizadas en Río Blanco y Mulukukú.

“Ya no sabemos que hacer, asi no se puede trabajar, nos sentimos a merced de los asaltantes, estamos inseguros, algo se tiene que hacer por la gente honesta que aspira a un país desarrollado con su comercio”, nos dijo en tono angustiante y por vía telefónica Fernando Puerta.

Puerta, dice que del primer asalto, caso que denunció ante la Policía de Siuna, no sabe nada del proceso investigativo, si lo realiza o no la policía, pues ni siquiera le dicen que trabajan en ello, por lo que presume que el caso pasó al olvido como tantos otros.

Ahorro para otros

Otra víctima de ladrones en la zona de Siuna es Felipe Centeno, un pequeño productor de la comarca Santa Fe de Wany, donde recientemente, dos tipos se le metieron a su vivienda y le robaron 150 mil córdobas, ahorro que guardaba en un saco.

En lo que va del año 2010 en Las Minas se registran 22 asaltos, hechos en los cuales siete personas han resultado con lesiones de gravedad
Los usuarios del transporte colectivo que se trasladan de Las Minas a la capital, la piensan dos veces y más para poder viajar, no por el estado en que se encuentra el camino, sino por el riesgo que significa la presencia de bandas de ladrones en el tramo de Siuna a Río Blanco, bautizado como una zona “roja” por los continuos asaltos.

La Policía de Las Minas de manera reiterada anuncia planes de seguridad ciudadana y convivencia pacífica, pero la realidad es otra. Al parecer, la vocería policial en Las Minas no está funcionando, ya que de manera insistente solicitamos información de los hechos que se producen en la zona, asi como del avance de los casos señalados, sin embargo, el silencio ha sido la respuesta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus