•  |
  •  |
  • END

Cuapa

Con mucha esperanza pequeños agricultores de la comarca Llano Grande, jurisdicción de San Francisco de Cuapa, haciendo a un lado los pronósticos del Ineter y aprovechando las primeras garúas, iniciaron la siembra de maíz.

“Nosotros no nos dormimos en nuestros laureles, estamos aprovechando el buen tiempo, porque a veces el invierno se detiene en junio y la semilla se queda sin germinar”, dijo el campesino Isidro Sánchez.

Manifestó, que todos los años siembran sin orientación de especialistas, confiados únicamente en la naturaleza y los resultados son aceptables, aunque lamentan el bajo rendimiento del ciclo pasado.

En esa comunidad, los pequeños agricultores están preparados con insumos para contrarrestar las plagas e insectos que afecta el cultivo de maíz, como El Chocorrón, el Gusano Chicharra y otros que atacan la planta en su etapa de germinación y desarrollo. “Estamos utilizando semilla criolla. Este año como en otros, hemos recibido muy poca atención de instituciones que apoyan la producción”, se quejó Sánchez.

Otro agricultor, Eliécer Estrada, explicó que cuando el cultivo se pega bien, una manzana de maíz les genera de 30 a 35 quintales. “Utilizamos parte de la producción para el consumo del hogar y el resto lo comercializamos en Cuapa y Juigalpa, a precios bajos, pero es por necesidad”, aseguró.

Otros esperan créditos

Mientras, otros están a la espera de créditos para su siembra. Para el pequeño productor, Pedro José Velásquez, la apertura del Banco Produzcamos es un alivio para los sectores productivos con menos recursos, porque ahora tendrán la oportunidad de obtener un crédito “con intereses cristianos”.

“No todos los pequeños y medianos agricultores y ganaderos teníamos acceso a un préstamo en las financieras y la banca comercial. Eso no nos permitía desarrollarnos y la mayoría producíamos con nuestros escuálidos recursos”, señaló este pequeño productor.

Aunque no conoce donde estará ubicado el Banco en Juigalpa, considera Velásquez, que a más tardar el 15 de mayo debe estar disponible el financiamiento al ciclo agrícola 2010, con amplia cobertura en los 10 municipios de Chontales.

Sostuvo, que las financieras otorgaban créditos para la siembra de maíz, frijol y hortalizas, pero los intereses no eran “sensibles” y con facilidad el pequeño agricultor caía en mora. Eso al final ocasionaba que el agricultor honrara la deuda con su parcela.