•  |
  •  |
  • END

La Diócesis de Jinotega se prepara para su primer sínodo bajo el lema “Como discípulos misioneros, renovar todo en Cristo a través de una iglesia fraterna, misionera y solidaria”, informó el párroco de La Iglesia Catedral San Juan, el presbítero Norvin García.

La actividad eclesiástica tiene por objetivo que laicos y quienes están más comprometidos con La Iglesia entreguen su aporte, proponiendo caminos de acción para cumplir la tarea evangelizadora que debe seguir la diócesis de Jinotega.

Según el presbítero García, la actividad se realizará a través de grandes asambleas y reuniones en las parroquias para considerar la opinión de aquellos que están ligados con La Iglesia Católica. La primera asamblea se celebrará durante tres días a partir de este próximo lunes en El Tepeyac, municipio de San Rafael del Norte.

Invitan a hacer aportes

“Invito a todos los laicos y a todos quienes están más comprometidos con la iglesia a participar, a mostrarse favorables con la organización y aportar sus opiniones respecto a La Iglesia y cómo ésta puede mejorar su misión”, señaló.

El primer Sínodo que realiza La Diócesis de Jinotega está en marcha, la comisión organizadora se encuentra convocando a todas la parroquias, comunidades católicas, grupos de jóvenes, establecimientos educacionales, universidades, políticos, instituciones sociales, entre otros, para ser partícipes de esta actividad eclesiástica que, al cabo de un tiempo, terminará dando las directrices para el caminar de los católicos jinoteganos.

Tendrá tres etapas

El Sínodo se dividirá en tres etapas, cada una de las cuales tiene un cronograma de actividades. La primera etapa es la denominada “Ver”, en ella se conocerá la realidad diocesana departamental, considerando el quehacer al interior de la iglesia, pero también lo que ocurre en el contexto social, cultural, económico y político.

Luego “Juzgar”, donde se contrastará y comparará la realidad a la luz del Evangelio, del Magisterio de La Iglesia, de los documentos conciliares.

Tras ambas etapas de análisis, viene el “Actuar”, donde se hará un discernimiento de las enseñanzas de La Iglesia en todos sus niveles, poniendo esfuerzos en aplicar esos criterios en la acción pastoral diocesana.

Posteriormente, se realizará la “Evaluación”, que permitirá discernir el desarrollo del mismo, anticipando eventuales dificultades y verificando el cumplimiento sucesivo de los objetivos y etapas.

Finalmente se llevará a cabo una “Celebración”, a cargo del Departamento de Liturgia Diocesano que acompañará y preparará los encuentros de la comisión central del Sínodo, presidida por el Obispo.

¿Qué es un Sínodo Diocesano?

La palabra viene del griego “sin” que quiere decir con, y de “odos”, que quiere decir camino. Se trata entonces, de hacer un camino común, caminar juntos.

Un Sínodo Diocesano es la mejor instancia para que La Iglesia, pueblo de Dios, sea llamada a entregar su aporte a la conducción pastoral de La Diócesis, buscando realizar de la mejor manera posible la misión evangelizadora que siempre La Iglesia ha llevado a cabo, bajo la conducción de su Pastor y en espíritu de comunión y de corresponsabilidad.

Se trata de un tiempo especial, de un tiempo de gracia. Se trata de una práctica que ya en los primeros tiempos de La Iglesia se vivía en las comunidades. Desde los Hechos de los Apóstoles vemos esta vivencia eclesial, con el llamado “Concilio de Jerusalén”.