•  |
  •  |
  • END

SAN CARLOS

El ecólogo autodidacta de Papaturro, Armando Gómez Carballo, alertó a las autoridades nicaragüenses y organismos que velan por los recursos naturales e hídricos, centrar su atención ante las afectaciones que se están produciendo en el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, y denunció la mano depredadora contra la flora y fauna que atenta contra uno de los humedales lacustre más extensos y mejor conservados de Nicaragua y del istmo centroamericano.

El guía ambiental del Centro Ecológico Los Guatuzos, considera que en la zona ha afectado la tala de árboles y canales que desde el territorio costarricense construyen los productores para cerrar el paso de los ríos que nacen en la vecina Costa Rica y atraviesan Los Guatuzos, cuyo refugio es parte del área del Corredor Biológico Binacional de Los Humedales Nicaragua-Costa Rica.

A su juicio, “cuando los productores vecinales costarricenses necesitan agua para sus cultivos, cierran el paso de los ríos, construyendo canales o diques y en el invierno abren las compuertas arrastrando la sedimentación que está plagada de agroquímicos ocasionando la contaminación del agua que causa mortandad de peces, caimanes y tortugas”.

Gómez señaló que también los lugareños y quienes han obtenido tierras para actividades agropecuarias contribuyen a la desecación de los ríos por la deforestación.

Reconoció que el río Papaturro atraviesa momentos críticos, alcanzando en algunos puntos hasta 30 centímetros de agua. “Su nivel lo ha ido perdiendo en el curso del río, choca con bancos de arena y la sedimentación que muchas veces impide el paso de las embarcaciones, por lo que se ha tenido que palear para poder surcar sus aguas”, comentó.

Unir voluntades

De acuerdo al líder ambiental hace falta unir voluntades de las instituciones nicaragüenses y organismos, igual que del otro lado (Costa Rica) para proteger y conservar los recursos hídricos y el humedal Los Guatuzos.

Sobre las propuestas de dragar trayectos de los ríos que atraviesan el humedal, Gómez considera que debe ser estudiado por especialistas en el tema, dado que no lo ve correcto porque toda la sedimentación y contaminación proveniente de los ríos que nacen en Costa Rica causarían graves daños al Lago de Nicaragua y la Cuenca del Río San Juan y estimó prudente la limpieza de árboles que obstruyen el curso de los ríos.

Humedal debe cumplir su función

Consideró que el humedal cumple su función, pues es un reservorio que sirve como puente biológico facilitando el flujo genético de especies de flora y fauna.

Róger Miranda, Coordinador del Gabinete de Turismo, dijo que es necesario la coordinación entre el Marena-Nicaragua y el Minae-Costa Rica, para abordar el problema de la desecación de los ríos, y confirmó el desvío de las aguas de la laguna Las Camelias, donde es de todos conocido que los productores arroceros han construido canales.

Recordó que el pasado año, con la entrada de las lluvias, la comunidad Santa Elena sufrió grandes inundaciones, después que en suelo costarricense dragaron el río Guacalito.

Para el representante de turismo se debe hacer limpieza del río y destinar recursos para la conservación de los recursos naturales y proteger la biodiversidad. “Es nuestro medio de vida y la fuente de nuestra economía local”, manifestó. Considera urgente activar la comisión binacional que conformaron ambos gobiernos en un encuentro realizado en Granada.

A raíz de la desecación de la laguna La Uva, donde productores costarricenses construyeron canales para chuparse el reservorio de agua, afectando el humedal Los Guatuzos, el destacamento Militar Sur del Ejército de Nicaragua, Marena y otras instituciones realizaron una inspección, encontrándose con actividades de cacería y pesca ilegal, corte de madera ilegal, incendios forestales y contrabando de ganado.