•  |
  •  |
  • END

EL CASTILLO

En el marco de las celebraciones del Día Mundial del Medio ambiente, ciudadanos nicaragüenses y costarricenses celebraron el VIII Festival de las lapas, haciendo un llamado a la preservación de la especie declarada ave emblemática de El Castillo, y a la vez lanzaron un grito contra la minería metálica en ambos países, así como la expansión de los monocultivos y la frontera agrícola que amenaza la biodiversidad compartida en el corredor biológico El Castillo, San Juan-La Selva.

En el estadio “Ceferino Díaz”, de la comunidad ríosanjuaneña de Buena Vista, que surgió como producto del reasentamiento de la población del sureste de Nicaragua en los años 80, se dio un lleno total para proteger la especie que está en peligro de extinción y habita entre el sureste de Nicaragua y la zona norte de Costa Rica.

Allí también, se elevaron las voces contra el proyecto minero Crucitas que al ser declarado de conveniencia nacional por el ex presidente Oscar Arias, avala el despale de 200 hectáreas de bosque, donde también se encuentran almendros, árbol protegido por ser hábitat de las lapas.

“La lapa verde no conoce fronteras, es binacional, necesita de Nicaragua y Costa Rica para su conservación”, es el lema que ha comprometido a ciudadanos nicas y ticos y organizaciones como el Centro Científico Tropical, Nepenthes, Fundación Loro-parque, Fundación del Río, Minaet, Corredor Biológico San Juan-La Selva, Marena e Intur, que cada año dedican tres días para celebrar el festival, que esta vez estuvo lleno de colorido, destacándose el arte autóctono de las comunidades rurales y proveniente de Costa Rica, arrebató los aplausos el cantautor Marcos Rodríguez, el trovador que canta a la naturaleza, al amor y a la vida.

Árbol de la hermandad

Durante los 8 años de celebrar festival, en las comunidades fronterizas nica y ticas, una de las actividades binacionales comprometedoras con la preservación del hábitat de la especie, es la siembra del árbol de Almendro.

Esta vez fue reforestado el pozo comunal, donde los organizadores hicieron un reconocimiento a la labor de EL NUEVO DIARIO, a través de ésta periodista, al sembrar junto a la periodista costarricense Elsa Rojas, el considerado “árbol de la hermandad”. Igual lo hicieron funcionarios de las instituciones y organizaciones ambientalistas, guardabosques, cuidadores de nidos, fundaciones y la niñez de ambos países.

En el acto oficial, el acalde de El Castillo, Rito Jiménez, dio la bienvenida a los asistentes y reconoció los esfuerzos de los organizadores por honrar a la comunidad de Buena Vista para un evento de esa naturaleza. Mariela Díaz, del Marena, hizo un llamado a la reflexión para fomentar un cambio de actitud humano en aras de proteger la biodiversidad; emuló a los productores de cacao que cultivan las plantaciones amigables con el medio ambiente y para proteger la reserva Indio Maíz, así como a los cuidadores de bosque que trabajan en la reforestación.

Monitoreo de aves

Olivier Chassot, director del Centro Científico Tropical y de la Escuela Latinoamericana de Áreas Protegidas, con sede en Costa Rica, quien junto a su ex esposa Guiselle Monge e hija dedican sus esfuerzos a la preservación de la lapa, agradeció el calor humano y la solidaridad nica, “nos han recibido con las puertas para compartir con la gente en un esfuerzo que realizamos año con año por la conservación de la lapa verde y su hábitat”, manifestó.

Chassot informó que en el territorio norte costarricense han colocado collares a las aves, cuyo esfuerzo dará como resultado el corredor donde se mueven, su reproducción y población, “vamos a demostrar que no requieren visa para moverse de un lado a otro”, apuntó.

Antonio Ruiz, de Fundación del Río, reconoció la fidelidad de los luchadores del ave emblemática durante los 8 años, entre ellos el Dúo Guardabarranco, familia Chassot y las organizaciones que les han apoyado, especialmente a los cuidadores de nidos, 25 de los cuales recibieron certificados e incentivos correspondientes a 100 dólares.

Ruiz exhortó a los funcionarios del Gobierno a ser enérgicos para frenar la expansión de la frontera agrícola y los monocultivos como la palma y la melina que se extienden a las puertas de la Reserva Biológica Indio Maíz, mientras lamentó que haya funcionarios que se presten al soborno.

Señaló que continúan en al lucha contra la minería, “ni aquí, ni allá queremos minería por el grave deterioro que causaría a nuestra naturaleza y los recursos hídricos”, apuntó.

Un derroche del arte, cultura y tradición, destacó durante los tres días de fiesta. Bailes folclóricos, obras teatrales, presentación de vídeos comunitarios llamado “proyecto cacao TV”, leyendas, coplas, animados también por la música filarmónica del grupo “los bandidos de Dios”, y el estallido de bombas y cohetes hicieron un ambiente festivo.

Coplas a Chinchilla

Estudiantes de todas las escuelas hicieron gala del arte, pero también cautivó a los asistentes la maestra Reina Castro con coplas, letanías y retahílas. En parte de las coplas musicales dijo: “Nuestra hermana Costa Rica, tiene nueva presidenta Laura Chichilla se llama y la minería representa… si a esto le pongo cita, con hechos que lo demuestre, cancelando para siempre la minería de Crucitas…pobre lapa verde por las consecuencias de las minas, como que no tuviera bastante, con la minería y traficantes, hasta la palma y la melina le están cayendo encima”… no caigamos en el error, que sólo Marena pone el terror, luchemos todos con amor para que la lapa tenga un futuro mejor”.

La feria del maíz tuvo como resultado la premiación de la mejor comida y bebida. Se realizaron talleres de cocina tradicional y elaboración de chocolate y vino de cacao. Los interesados participaron en giras de campo a fincas agroecológicas y también otros despuntaron el día observando aves.

El próximo año en igual fecha se realizará el IX Festival de las Lapas en la comunidad de Santa Elena, San Carlos, Costa Rica.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus