•   SEBACO  |
  •  |
  •  |
  • END

La Federación de Asociación para el Desarrollo Estratégico de Sébaco (Fadese), realizó el lanzamiento del proyecto conocido como “Rescate, multiplicación y preservación de semillas criollas de granos básicos”, que vendrá a beneficiar a 26 comunidades interesadas por la puesta en marcha del novedoso programa.

Así lo expresó el ingeniero Elvis Pérez, Gerente General de Fadese, quien aseguró que cuatro instituciones están apoyando el proyecto, entre los que están Ayuda Suiza, conocida como Swissaid, por medio de la campaña que se llama semilla de identidad, la comunidad indígena de Sébaco, la alcaldía municipal y la Fundación Fadese, que está al frente de la ejecución del proyecto.

Pérez destacó que éste nació luego de realizar un estudio que les indicó que el campesinado de Sébaco tiene alta dependencia de semilla y compra de semillas mejoradas que tienen costos elevados, por lo que se hizo una reflexión sobre el por qué no sembrar y multiplicar las semillas criollas que tienen alto grado nutritivo ya que no son manipuladas genéticamente.

“Hicimos en el municipio el diagnóstico de las semillas y nos encontramos que existían 17 variedades de maíz, 7 de frijoles y 7 de sorgo, pero de ésta no hay ninguna, por lo que se elaboró el proyecto para ir detrás de la semilla, rescatarla y reproducirla y luego distribuirla en los 26 bancos de semilla que tiene Fadese en igual número de comunidades que atiende, donde ya 52 pequeños productores están sembrando semilla criolla”, manifestó.

88 variedades en Matagalpa

El estudio señala que en el departamento de Matagalpa se encuentran 88 variedades de semilla criolla, entre las que están 34 de maíz, 41 de frijoles, 9 de sorgo, 2 de arroz y 2 leguminosas, y a nivel nacional hay 345 variedades de granos básicos de semilla criolla, que hay que rescatar.

Las semillas modificadas genéticamente vienen creando cada día más dependencia de los productores hacia las empresas distribuidoras de semillas, al extremo que el productor sólo la puede sembrar una vez y a la siguiente siembra tiene que volver a comprar la semilla, pagando altos costos.

Por eso es necesario el rescate de la semilla criolla, la cual se ha ido perdiendo poco a poco. Ya no se encuentran las Gusayas de maíz colgadas a la orilla del fogón para que no se pique y esté lista para siembra del próximo ciclo, tampoco se encuentra el maíz pujagua para el pinol y pozol, el maizón, entre otros, que han ido desapareciendo desde la famosa revolución verde de los años 70.

Pedro Meza, con 71 años sobre sus espaldas, dijo que muchas semillas han ido desapareciendo; él trabajó con su padre y guardaban maíz para comer y sembrar, pero considera que el proyecto de rescatar las semillas criollas es de mucha importancia.

Igual que Meza se expresó Evelio Palacios, de la comunidad indígena de Sébaco y Apolonio Sequeira Centeno, quienes confían que el proyecto sea todo un éxito, ya que cuentan con un factor importante que es la disponibilidad de los productores y productoras de la zona y el apoyo de instituciones locales.

Una de las metas del proyecto “Rescate, multiplicación y preservación de semillas criollas de granos básicos en Sébaco”, es la de instalar un banco de semilla municipal, para que todos los productores de granos tengan semilla criolla para sembrar y alimentar a la familia.