Máximo Rugama
  •   ESTELÍ  |
  •  |
  •  |
  • END

Molestos se encuentran los padres de familia de decenas de estudiantes de cuarto y quinto año del Instituto Reino de Suecia, que están ubicados en las instalaciones del centro de capacitación técnica del Instituto Nacional Tecnológico, conocido como Intae-Estelí, porque con la llegada de la brigada de médicos cubanos mandaron de vacaciones a los alumnos durante un mes, ya que el local fue destinado para que funcione como puesto de mando de los funcionarios que cooperan en las tareas de la brigada.

Como la empresa que lleva a cabo los trabajos de reemplazo del Instituto Reino de Suecia, ubicado en la zona noroeste de la ciudad ha incumplido el programa de conclusión de la obra, los más de 1,400 estudiantes andan “de la ceca a la meca”, dijeron.

Los padres de familia señalaron que es injusto que sus muchachos sean enviados de vacaciones forzadas, ya que posteriormente les aplicarán planes remediales. Pero eso no es todo, el proceso de enseñanza y la calidad se ven afectados ya que los estudiantes sufren emocionalmente.

Las obras de construcción del Instituto Reino de Suecia que son financiadas por Japón, también han tenido retrasos porque los encargados en el área de Ingeniería Civil, que son los supervisores del proyecto, llamaron la atención porque no se reunían algunas normas de calidad.

Reconocen labor de brigada pero…

Los padres de familia reconocieron las labor de los miembros de la brigada de médicos cubanos, y señalaron que ellos en este embrollo nada tienen que ver, por el contrario, se encuentran agradecidos por su solidaridad, lo que no pueden decir de funcionarios de las entidades locales, ya que ellos fueron los que decidieron que en el Intae funcionara el puesto de mando, dijeron.

Otro grupo de padres de familia que tienen hijos estudiando en el instituto, cuyo local fue demolido porque estaba en malas condiciones expresaron que ahora a sus muchachos los andan de un lado a otro.

Un grupo de estudiantes de segundo y sexto grado que había sido ubicados en las instalaciones de la Escuela Normal fueron desalojados y enviados a otros centros de enseñanza, mientras tanto, las autoridades del Ministerio de Educación aducen que ese local será utilizado a finales del presente mes por muchachos que serán capacitados como docentes que se integrarán a impartir clases de enseñanza primaria, como parte de la campaña de lucha por alcanzar el sexto grado.