•  |
  •  |
  • END

Un sacerdote fue señalado de coludirse con otras tres personas para apropiarse de una vivienda en el municipio de San Ramón, aprovechando que la dueña de la casa padecía trastornos mentales.

La denuncia ante las autoridades judiciales la está realizando el señor José Abundio Blandón Loza, hijo de la señora Otilia del Carmen Loza Gutiérrez (q.e.p.d.), quien era dueña de una vivienda ubicada en San Ramón, de la Alcaldía una cuadra al sur y 20 varas al este, que supuestamente le fue arrebatada a su madre valiéndose de artimañas y de su estado mental.

Blandón Loza asegura que su progenitora padecía de trastornos mentales desde el año 2000, según epicrisis emitida por medicina interna del hospital “Lenín Fonseca”, de Managua, producto de un tumor en el cerebro.

José Abundio denuncia al sacerdote Francisco Tercero Gómez, Flor de María Narváez Quant, Marsha Guevara Narváez y Mercedes Claro Porras, quienes a sabiendas del problema de su madre, la hicieron comparecer ante el notario Ariel Enrique Hernández Tinoco a firmar la escritura número 52, el diez de diciembre del año 2007, la que en la cláusula tercera dice que doña Otilia cede la propiedad a las personas antes mencionadas.

El denunciante asegura que 3 meses después de la muerte de su madre, el padre Tercero Gómez le manifestó y firmó un acta notarial donde acepta que doña Otilia no estaba bien mentalmente y que las que se lucraron fueron las otras personas.

A pesar de este testimonio del padre Tercero, José Abundio quiere que el religioso se presente al Juzgado Primero de Distrito Civil, a confirmar lo que firmó en el testimonio, pero no ha llegado a ninguna de las citas que se le han enviado, aseguró.

Tratamos de comunicarnos con el padre Tercero, en busca de que diera su punto de vista o versión sobre los hechos, pero todo intento resultó infructuoso.