•  |
  •  |
  • END

TOLA

Las lluvias y la falta de mantenimiento vial, han convertido a la carretera que une al casco urbano del municipio de Tola con las comunidades de Las Salinas y El Astillero en un tramo intransitable para muchos vehículos y en un serio dolor de cabeza para transportistas, pasajeros e inversionistas que están asentados a todo lo largo y ancho de los 54 kilómetros de costas del litoral Pacífico de este municipio.


Transporte pesado
ayuda al deterioro
De acuerdo al responsable de proyectos de la Alcaldía de Tola, Danny García, este año para rehabilitar 29 de los 50 kilómetros de la carretera, se destinó un millón 434, 181 córdobas con 98 centavos, provenientes de la municipalidad y del Fomav, pero los trabajos aún no inician, pese a que la carretera es de vital importancia por ser la que permite el acceso a codiciadas playas y este fin de semana uno de estos balnearios hasta será el escenario de un torneo internacional de surf, con todo y el pésimo estado de la vía.

Según García, las lluvias y el tráfico de trasporte pesado que ingresa a traer cargamentos de sal y a dejar materiales de construcción, sumado a las múltiples vertientes de agua que brotan con la época de lluvias, hacen que esta vía de tierra se deteriore rápidamente “y reparar cada kilómetro cuesta 240 mil córdobas, y para enfrentar esta problemática se tienen que hacer gestiones con otras instituciones para darle solución”, detalló.

Agregó que a mediados de agosto comenzarán a reparar los 29 kilómetros que comprende el tramo de Tola a Las Salinas, por lo que el resto de la carretera que une a El Astillero continuará en abandono.

A la escuela por veredas

El pésimo estado de la vía es tal que los transportistas tardan dos horas y media para hacer el recorrido de Rivas a El Astillero, cuando lo normal es hora y media. Otro gremio perjudicado son los maestros y estudiantes que acuden a los colegios de estas comunidades, “porque en el caso de la escuela Sofía Sanarrusia de la comarca El Limón Dos, los estudiantes y los maestros ni siquiera podemos ingresar por el portón, sino que por los laterales a través de propiedades privadas, debido al enorme charco que se ha formado”, señaló la profesora Lucía Acevedo.

Por su parte el niño Ernesto Quiroz, quien estudia cuarto grado en dicho escuela, solicitó a la alcaldía que les envíen un viaje de “cascajo”, para componer la entrada del colegio y no ensuciar sus zapatos y uniformes y llegar en el tiempo establecido a sus clases.

En tanto inversionistas del complejo turístico de Rancho Santana, decidieron por iniciativa propia reparar el tramo que atraviesa la comunidad de El Tambo, y la entrada de Gigante para evitar que los vehículos se peguen y dar una mejor imagen a quienes visiten las playas de Tola este fin de semana para participar y presenciar el torneo internacional de surf.