•  |
  •  |
  • END

La población caraceña se encontraba sorprendida después que cayó un aguacero la tarde de ayer miércoles ya que provocó inundaciones en viviendas y calles de Jinotepe, además de derrumbes de muros y la crecida del Río Grande en la zona limítrofe de Diriamba y San Rafael del Sur.

La pobladora Patricia Cerda, manifestó: “La tapia del hospital se destruyó por la incesante lluvia que cayó; todos los años es lo mismo, parece que el director del hospital no quiere dar un buen material porque hace un mes terminaron el muro y con una hora que llovió se desplomó y toda el agua que viene del lado del hospital cae en la parte trasera de mi vivienda, donde además socavó las letrinas.

Esperamos que las autoridades del Hospital Santiago venga al lugar y que nos den respuesta a nuestra demanda”, acotó la pobladora.

Se esfumó presupuesto para reparar la calle

Oscar Gago, habitante del reparto “Germán Pomares”, manifestó a EL NUEVO DIARIO que “esta calle sería reparada con el proyecto “Calles para el Pueblo”, pero el presupuesto desapareció y nunca se finalizó el trabajo; ahora, todas las aguas de la ciudad de Jinotepe vienen a parar al reparto, provocando que nuestras viviendas se inunden, y sobre todo el peligro que significa para los niños que van a la escuela, ya que las fuertes corrientes los pueden arrastrar”.

“Pedimos a las autoridades municipales que se apiaden de nosotros y cumplan con lo que ofrecen en período de campaña”, afirmó el dirigente de los CPC en la zona.

Otro de los muros que se derrumbó fue el del Centro de Capacitación Politécnico de Jinotepe, donde más de ocho metros de pared se vinieron al suelo, informó el vigilante del centro escolar quien también dijo: “Hasta el momento ni el Ministerio de Gobernación mucho menos la Alcaldía, ni Defensa Civil se han presentado a corroborar los daños que provocó el aguacero”, afirmó el trabajador.

Las fuertes lluvias caídas en Carazo ha dejado también a tres familias damnificadas, debido a la crecida del Río Grande ubicado en la zona limítrofe de Diriamba y San Rafael del Sur, Barrio San Rafael y El Aguacate.

Esta corresponsal preguntó a los propietarios de viviendas y centros escolares a cuánto podrían ascender sus pérdidas y ellos la calculan en unos 25 mil dólares.

Martín Fletes, responsable de la Defensa Civil dijo a END que en estos casos tienen que inspeccionar la zona, pero necesitan los medios y las soluciones para movilizarse.

“Todavía el Comité no da repuesta ante la demanda de personas afectadas ya que sus casas están totalmente inundadas y ellos tienen que ser evacuados a otro lugar”, dijo.