•  |
  •  |
  • END

Uno de los rubros productivos que respalda desde hace tres años en el Occidente del país la Cuenta Reto del Milenio, CRM, y que ha tenido avances sustanciales, particularmente en las pequeñas y medianas parcelas, es la producción forestal, y ahora se busca unir esfuerzos al organizar a los productores en un solo bloque.

Un grupo de 60 productores trabaja en la conformación y consolidación de la Red de Reforestadores de Occidente, con el objetivo de articular al sector para realizar gestiones de desarrollo ante diferentes instituciones y empresas. Además, pretenden ampliar el número de integrantes y tener representatividad en toda la región.

Judith Vanegas, vocera de la CRM en el Occidente del país, manifestó que la iniciativa de formar esta red de reforestadores ha sido promovida por la CRM y por su operador forestal, GFA, ante la necesidad de asegurar la sostenibilidad de las acciones que el programa ha fomentado y ejecutado para incentivar el Conglomerado Forestal.

Según Vanegas, durante la ejecución del programa forestal en León y en Chinandega, se habrán establecido alrededor de diez mil manzanas de plantaciones en cuatro campañas forestales, lo cual garantiza un patrimonio económico importante al aumentar el valor de la propiedad de las familias de la región, y, a la vez, facilitar una nueva fuente de ingresos con el aprovechamiento de la madera para distintos fines: leña, carbón, construcción de viviendas y de muebles, entre otros.

Asimismo, detalló que mediante las actividades forestales se ha generado empleo, la creación y fortalecimiento de nuevas empresas de viveros, preparación técnica de recursos humanos en el ámbito forestal, y nuevos contactos comerciales. En dicha campañas se han involucrado alrededor de 1,500 productores.

Con el interés de generar mayor presencia en la región, la Red de Reforestadores actualmente trabaja con la Asociación Forestal del Occidente de Nicaragua (Asfocnic), conformada recientemente con el acompañamiento de la Cuenta Reto del Milenio, la cual está integrada por otras redes como la de productores de carbón, madera-muebles y la de viveristas.

“Tomando en cuenta que las plantaciones establecidas por los productores no son áreas extensas, se requiere estar organizado para tener mayor representatividad y reconocimiento al momento de buscar financiamiento y realizar mejores ofertas en la comercialización”, aseguró Javier Rico, Responsable de Cadenas de Valor del operador forestal GFA.

Agregó que de aquí a dos años no van a saber qué hacer con sus plantaciones, y si es que siguen con el manejo adecuado perderán la calidad de la madera y recibirán un precio más bajo respecto a la expectativa que tenían cuando la establecieron.