Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Al son de las mañanitas y con una misa en acción de gracias, doña Socorro Palacios de Aráuz, hijos y nietos, celebraron este sábado nueve de febrero los primeros cien años de la tradicional “Casa de las Cajetas, Elisa”, ubicada en el municipio de Diriomo, Granada.

Tradición centenaria
Según doña Socorro, esta tradición centenaria nació el nueve de febrero de 1908, cuando su mamá, doña Elisa López Salinas, se inició en el negocio de las cajetas, al quedar huérfana a los nueve años y ser criada por unas tías que siempre la apoyaron.

“Ella inició vendiendo solamente cajetas de naranja, pero después, con el tiempo, fue aumentando a otros sabores”, manifestó doña Coco.

Gran variedad
En la actualidad, la Casa es muy conocida en el departamento de Granada por sus cajetas de leche, cacao, batata, toronja, zapoyol, cajeta de manjar de leche, mermeladas de mango, naranja, maracuyá, tamarindo y jamaica. Además de galletas, rosquillas y pinolillo, entre otros riquísimos productos.

Reconocimientos
Según la propietaria, el trabajo de la familia se ha traducido en varios reconocimientos que hoy se exhiben en un mostrador a lado izquierdo de la entrada principal de La Casa, entre ellos uno otorgado por los ministerios de Salud Pública, Educación, Agricultura y Ganadería por su participación en el I Congreso Nacional de Alimentación.

Xilonem también le otorgó un reconocimiento por haber obtenido el primer lugar durante la I Feria del Maíz.

El más reciente fue el galardón Internacional Star for Leadership in Quality (ISLQ) en la Categoría Oro, “Estrella Internacional a la Calidad”, oficializado el mismo día del centenario.

Éste se otorga a aquellas empresas u organizaciones de diversos países del mundo que al implementar la cultura de la calidad, fomentan su prestigio y posicionamiento. Deben destacarse, además, por los buenos resultados y la satisfacción del cliente.

El premio será entregado personalmente a su representante en la cena de gala que tendrá lugar en los Salones Concorde, en París, Francia, el 21 de abril de este año.

“Estoy muy contenta por este premio de gran importancia y vamos a seguir trabajando para ganar muchos más”, subrayó doña Coco.