•  |
  •  |
  • END

Bluefields

Entre el abundante humo proveniente de una vieja estufa de carbón, encontramos a la anciana Justina Calderón, de 78 años, en un intento por apurar el calor de su comal y atender un cliente que le comprará 5 tortillas que tienen el valor de dos córdobas cada una, y con lo que gana poder mantener a su familia.

Sin embargo, las tortilleras que laboran en el mercado de esta ciudad tienen serias limitaciones desde hace meses en el local donde ya es inhabitable, denunciaron las mujeres.

Ignoradas por el edil

“Tenemos más de 6 meses de estar sin luz, la limpieza la hacen cuando se acuerdan y ese veneno que usa el MINSA no mata ni una cucaracha”, afirma María Fátima Salazar al plantear que están cansadas de decirle al alcalde sus preocupaciones.

“Estamos aburridas de hablarle, lo hemos llamado a la radio y él como si nada, dice Salazar, una joven madre que tiene 6 años de vender tortillas, 4 hijos que mantener y trabaja en el local de lunes a domingo.

La afectada afirma que los ventiladores están malos y el calor se vuelve insoportable, para rematar, cuando llueve, el agua cae sobre sus productos y herramientas de trabajo. Sin embargo tienen que pagar 130 córdobas mensuales cada una de las 12 tortilleras para medio mantener el local.


Mal se extiende
El problema también se extiende a los otros tramos del mercado, y los que venden verduras, mariscos, abarrotes y lácteos se quejan por las pésimas condiciones del mercado.

“En varios meses no hemos visto la cara del alcalde, la última vez fue cuando vino a pedirnos el voto, ahora los portones se están cayendo, el desagüe es un desastre y la basura se acumula en todas partes”, dice la comerciante Teresa Somoza.

En términos similares se expresó el resto de comerciantes, quienes señalan la poca beligerancia del alcalde, Harold Bacon.

Vocero de la Alcaldía

Al consultarle a la comuna, el vocero Edén Borges dijo que los problemas persisten porque algunos de los comerciantes tienen hasta 4 tramos y no pagan a tiempo las mensualidades de arriendo e impuestos. La versión fue desmentida por los señalados.


Al intendente ni caso le hacen
Por su parte, el intendente del mercado, Juan Castillo, dijo que ha enviado tres presupuestos para realizar las mejoras y cumplir con las necesidades de los comerciantes, pero hasta la fecha no ha tenido respuesta. “Yo informo a Servicios Municipales cada mes, pero talvez no tienen los recursos para hacerlo”, dice.

Castillo dijo que el 5 de septiembre se realizará una limpieza y lavado en todo el mercado, y los días 6 y 7 se estará pintando el local con la participación de toda la gente del centro de compras.


Necesidad es mayor
En el Plan de Inversión Anual del 2009, la Alcaldía de Bluefields invirtió 601,011 córdobas provenientes de fondos propios para mejorar las pésimas condiciones de este mercado, pero se requieren más de 130 mil córdobas para mejorar su infraestructura y la alcaldía alega que sus ingresos no superan los 85 mil córdobas.

Este mercado cuenta con 77 tramos entre tortilleras, comedores, carnicerías, verduras, abarrotes, mariscos y lácteos, que generan empleo a más de 100 familias entre propietarios y ayudantes.

Historia del mercado

Aunque el mercado se fundó durante el gobierno de Somoza en 1952, el gobierno Sandinista, en los 80 lo bautizó con el nombre de Teodoro Martínez, quien era un negociante de verduras de la zona del Pacífico, que en los canastos de verduras transportaba armas al Frente Sandinista y que en octubre de 1978 la Guardia Nacional lo sacó de su vivienda, y en una zona montañosa al este de Bluefields conocida como la Piedra del Pul lo asesino.