•  |
  •  |
  • END

TOLA

Colaboradores y combatientes históricos del municipio de Tola, Rivas, dirigieron un comunicado al presidente Daniel Ortega, en donde le hacen saber que viven en extrema pobreza, y “que el Estado está en deuda con todos los que lucharon para lograr el triunfo de la Revolución el 19 de Julio de 1979”, según detalla el documento que fue entregado en la Secretaría Departamental del FSLN de Rivas, y cuya copia está en nuestras manos.

En el comunicado los ex guerrilleros toleños le señalan al presidente Ortega que han sido testigos del fallecimiento de muchos compañeros veteranos de guerra que han muerto en la extrema pobreza, y que para la vela los familiares no reciben ni siquiera una barra de pan o una bolsita de café.

Demanda de pensión

Los ex combatientes de aquellos años, hoy nuevamente levantan su voz no con fusiles, sino que solicitan se les escuche, pues no quieren seguir en el abandono y demandan una pensión para su vejez.

En uno de los párrafos los ex combatientes históricos son claros al expresar al Presidente: “No queremos seguir muriendo de manera miserable”, y le recuerdan que aquel FSLN se nutrió de hombres y mujeres pobres, a los que ahora se les niega el derecho de una pensión, “pese a que esto es común en otros países para veteranos de guerra”.

Colaboradora desde 1975

Entre los firmantes del comunicado está Asunción Pascual Álvarez, de la comarca El Panamá, quien participó en el asalto al cuartel de Rivas el tres de febrero de 1978.

También es suscriptora doña Carlota Mendoza, de 80 años, quien convirtió su casa en uno de los principales comandos, donde se refugiaban los guerrilleros y almacenaban armas.

“Desde 1975 me convertí en colaboradora del FSLN, y mi casa, ubicada en la comarca El Palmar sirvió como una de las principales bases clandestinas, y así como las gallinas abrigan a sus pollitos, cuidé a decenas de muchachos durante las operaciones que teóricamente se orquestaban desde esta humilde casa”, rememora doña Carlota.

Olvidados por todos

Confirmó que ella es parte de los colaboradores y combatientes históricos que viven en el abandono, y reveló que las autoridades departamentales del partido y las instituciones estatales los mantienen marginados, por lo que espera que el Presidente de la República, quien estuvo en su casa en 1980, ponga ojo al comunicado que le envían.