•  |
  •  |
  • END

TOLA
Debido a la falta de un techo digno varias familias de escasos recursos del municipio de Tola, están siendo perjudicadas por los fuertes aguaceros que se han precipitado en esta zona, ya que al carecer de un techado seguro, el agua cae a cántaros dentro de sus casitas, afectando camas, muebles, ropa y otros artículos y para contrarrestar este mal han solicitado el apoyo de las autoridades municipales o del gobierno central, pero a la fecha aún la ayuda no llega.

Una de las que esperaba desesperadamente sus cinco laminitas de zinc era doña Casta Leonor Rodríguez, de 70 años, quien habita en la comarca Potreros Zulema y mantiene parte de su humilde casa de madera cubierta con plástico negro, y según sus palabras, sólo ha visto pasar a funcionarios de la Alcaldía de Tola con las láminas de zinc que son entregadas a sus partidarios.

Capeando la lluvia
En la ribera del río Nancimí, más de diez familias también tienen que buscar una zona segura en sus casas para capear la lluvia. Según doña Felipa Bonilla de 41 años, de ellos nadie se acuerda y aunque han solicitado zinc, no son beneficiados “por no andar en actividades partidarias, pero esto es contradictorio porque el presidente Ortega dice que este es el gobierno de los pobres y de todos los nicaragüenses y aquí cumplimos con estas dos frases que pregona, pero no tenemos beneficios y tal vez ahora a través de los medios conoce nuestra situación y nos ayuda”, detalló, doña Felipa, mientras mostraba la casita donde vive con su hija, forrada con sacos y plástico.

Alegrón de burro
Por su parte doña Rosa María Rodríguez Narváez de 63 años, señaló que en el sector del río Nancimí, anduvieron los de la Alcaldía de Tola recolectando los nombres de lo que requerían láminas de zinc y que en su caso ella al menos esperaba cinco, pero al final no le dieron ni una por lo que cuando llueve tiene que seguir capeándose del agua cuando está echando tortillas.