Alberto Cano
  •  |
  •  |
  • END

JINOTEPE
La cooperativa de ahorro y crédito Caja Rural Nacional, Caruna, inició el proceso de regionalización, asumiendo de esta manera los retos que a nivel nacional se ha propuesto esta organización, una de las pocas que logró sobrevivir a las despiadadas políticas de los organismos financieros internacionales que mandaron a la quiebra a una buena parte del sistema financiero nacional en la década de los 90.

Manuel Prado, Gerente de Caruna en el departamento de Carazo, dijo que los más de 260 socios con que cuenta la cooperativa en el departamento están optimistas, porque después de haber pasado miles de penalidades parece que al fin vendrán días mejores para ellos, y por esa razón en las sucursales el tema de la regionalización se ha visto como otro de los retos a cumplir.

Nuevo local en Masatepe
Este proceso, agregó el gerente regional, Jorge Hernández, contempla un nuevo local para la sucursal de Masatepe, la apertura de una sucursal en Rivas el 16 de este mes, donde además habrá una feria regional en la que los socios productores y pequeños artesanos expondrán los productos que cultivan y elaboran.

Con estas dos sucursales, Caruna, en la región sur oriental, quedará con representación en Jinotepe, Masatepe, San Carlos, Rivas y Ometepe, y conforme avance la regionalización, entonces habrá también sucursales en Masaya y Granada, mientras actualmente el número de socios casi alcanzan los dos mil.

Durante una asamblea a la que asistieron los socios de Caruna, en ocasión de la reinauguración de la sucursal de Masatepe, el presidente nacional de esa cooperativa, Jorge Martínez, habló de numerosos logros, sobre todo de convenios con la banca venezolana que, según dijo, redundarán en beneficio de los socios y de aquellas personas que puedan tener acceso a los créditos con intereses que han sido drásticamente reducidos (entre el 5.8 y el 12 por ciento como máximo).

Habilitaciones para
agricultores y ganaderos
Este tipo de habilitaciones estarán destinadas especialmente a pequeños agricultores y ganaderos, pero también a los prestadores de servicios, que tendrán la oportunidad de tener créditos para trabajo, con intereses justos producto de las negociaciones con la banca venezolana en el marco de la cooperación establecida en el ALBA, el acuerdo comercial con Venezuela.

En la región, según Hernández, producto de estos programas han sido beneficiados productores, ganaderos, pequeños agricultores, artesanos y hasta madres con hijos que tienen problemas de discapacidad, a quienes en Jinotepe se les ha desembolsado créditos de entre 2 mil a 2,500 córdobas mientras que en Masatepe se atiende a los artesanos, y en La Concha a los productores de cítricos y hortalizas.

De hecho, Caruna, que sobrevivió a la embestida de las políticas de organismos financieros, es hoy una especie de panacea para los pobres de Nicaragua que desean salir adelante y requieren de un empujoncito, tal como aseguró el presidente nacional de esa cooperativa, quien instó a los socios presentes a seguir avanzando para celebrar en grande en octubre los 15 años de su cooperativa.