• |
  • |
  • END

Los habitantes de las comarcas ubicadas cerca de la costa del Lago Cocibolca, sobre la carretera a Malacatoya, continúan viviendo el drama de las inundaciones y las lluvias no cesan, pero este fin de semana recibieron apoyo de las autoridades del Gobierno, que les llegó a entregar 200 paquetes con productos básicos para la alimentación.

Los beneficiados recibieron arroz, frijoles, azúcar, aceite, sal, maíz, cereal, espaguetis, jabón y algunos medicamentos para contrarrestar la diarrea, vómito, calentura, tos, gripe y hongos en los pies, principales males que está afectando a esas familias.

La secretaria departamental del Frente Sandinista, Martha Beatriz Alemán, informó a los damnificados que los paquetes eran enviados por el presidente Ortega.

Esa ayuda llegó a primera hora del domingo a la escuela San Pío X de la zona El Guayabo, donde están albergados diez núcleos familiares de Osagay, y la delegación que llevaba la ayuda fue recibida por las madres de familia.

“Nosotros ya teníamos seis días de estar con la casa inundada, pero nos venimos hasta el sábado por la tarde. Ahora estamos felices que nos hayan traído esta ayuda, porque no tenemos a nadie que lo haga”, señaló Olivia Mejía, la persona de mayor edad que está en este lugar.

En la comarca Camino Real, las autoridades encontraron refugiadas a cuatro familias en la iglesia evangélica “Príncipe de Paz”, y también éstas recibieron apoyo. Sin embargo, la mayor cantidad de beneficiados con esta entrega originarios de Osagay, comarca que resultó completamente inundada, lo mismo que Los Cocos y El Paso.

Entrega de ropa y dinero

Aunque en esta jornada no entregaron lo recolectado en el hablatón del pasado sábado, manifestaron que la ropa y dinero recaudado –C$14, 986 córdobas y 23 dólares--, serán entregados entre mañana y el miércoles.

Para llegar a los afectados de Malacatoya, El Tabacal y las cinco zonas de Tepalón tendrán que entrar por el municipio de Tipitapa, debido a que los alambres de acero de la barca se reventaron y no han sido remendados, como acostumbra hacerlo la comuna granadina.