• |
  • |
  • END

Aunque en sus manos solamente tienen un timón y unas riendas, los taxistas y cocheros de la ciudad turística de Granada reconocieron su poder para incidir en el combate a las cuatro manifestaciones de la explotación sexual comercial que se está produciendo en perjuicio de muchos niños, niñas y adolescentes que deambulan por las calles coloniales.

Ambos gremios sostuvieron un encuentro con autoridades de la Asociación y Comisión de la Niñez y Adolescencia (Aconifa) y de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) de Granada, con el propósito de acordar acciones concretas.

Una de ellas, por ejemplo, es darles información sobre la legislación nacional e internacional que cobija a este vulnerable sector, a través de capacitaciones a cadetes de taxis y aurigas.

La idea fue propuesta por el presidente de la Cooperativa de Taxis “La Gran Sultana”, Rigoberto González quien planteó la necesidad de conocer aspectos de las leyes, decretos y ordenanzas que no han sido divulgadas.

También instó a sus compañeros a no esperar instrucciones para defender a los niños sino actuar de inmediato.

Resultan afectados

“Como transportistas, nosotros estamos conscientes que el hecho de trasladar a menores de edad a hoteles o moteles nos afecta muchísimo, también sentimos que la conectividad entre nuestro gremio y las autoridades es muy aislada, e incluso no he visto interés de la Alcaldía Municipal para resolver este problema, lo mismo pasa con otras entidades que deberían estar aquí”, manifestó el líder.

Una crítica más fuerte efectuó don César Castillo, miembro de la misma cooperativa, señaló que las autoridades conocen las zonas de riesgo donde convergen los niños --hoteles y moteles—los cuales son utilizados como guarida para la explotación.

Aun teniendo información de que algunos taxistas trasladan a los niños a esos lugares, se quedan pasivos. Sin embargo, ambos coincidieron en que ya es hora de actuar.

Karla Sequeira, coordinadora municipal de Aconifa manifestó preocupación por el reporte de casos de pornografía infantil, actividad sexual remunerada, turismo con fines sexuales y trata de personas, consideradas las cuatro modalidades de la explotación sexual comercial.


Poco acceso a justicia
Por su parte, la titular de la Procuraduría de Niñez y la Adolescencia, Norma Moreno que recientemente visitó la ciudad para dar a conocer los resultados de un proceso de fiscalización sobre el acceso a la justicia en casos de niños sobrevivientes de explotación sexual comercial, explicó que las investigaciones policiales realizadas por la Comisaría de la Mujer, Niñez y Adolescencia de Granada reflejan grandes debilidades.

“Granada también denota poca beligerancia en la actuación del Ministerio Público, ya que de acuerdo a la ley corresponde a éste, orientar las diligencias necesarias para procurar las pruebas precisas, a fin de ejercer la acción penal correspondiente y salvaguardar el derecho al acceso a la justicia de las víctimas”, apuntó Moreno.