• |
  • |
  • END

BLUEFIELDS

Dos nicaragüenses forman parte del contingente estadounidense que integran la Operación “Promesa Continua 2010”, que durante nueve días brinda asistencia médica y trabajo social en Bluefields, Corn Island y comunidades aledañas a estos municipios.

El marino Kenet Gutiérrez, nacido en Estados Unidos y de padres nicaragüenses originarios de León, dice que se siente orgulloso de ser nicaragüense y de representar al país en la misión.

“Estar en la Marina me ayuda, y este trabajo lo hago con la voluntad de servir a los demás, especialmente a la gente de mi país”, dice Gutiérrez, masticando su español.

Dice tener 17 años de no venir a Nicaragua y la visita a Bluefields lo alegra porque está ayudando al país. Manifiesta que tiene 6 años de estar en las Fuerzas Armadas estadounidenses, y quería ser marine como su padre.

No olvida la cultura nicaragüense, porque su madre le habla en español y le prepara vigorón, frito y nacatamales.

Al preguntársele si no había distinción en el trato y las relaciones entre los compañeros del buque dijo: “Aquí todos nos tratamos por igual, no importa quién eres o de dónde vienes”, aseguró.

El oficial Ramón Páramo, de 37 años, y originario de Carazo, recuerda que se fue del país en 1986 cuando tenía 13 años, tiene 24 de no venir a Nicaragua y 13 al servicio de las Fuerzas Armadas estadounidenses, trabaja como supervisor de los vuelos aéreos del buque “Iwo Jima”, integrado por 15 pilotos de aviación.

Está contento de estar en Nicaragua porque eso le da la oportunidad de servir. “Es más, estoy renovando mi contrato para los próximos 6 años”, dijo Páramo cuando firmaba su contrato en las instalaciones del Colegio Moravo, lugar donde está el Hospital Móvil de la Misión “Promesa Continua 2010”. Asegura que al finalizar su trabajo en la Marina, piensa retirarse y regresar a Nicaragua.


Reparan canchas y estadios
El teniente Kally Stevens, director de proyectos de construcción y rehabilitación de la misión, dijo que las reparaciones se están realizando en algunos centros como el Colegio Moravo donde habilitarán la cancha y lavaderos escolares, el estadio de Ligas Menores en el barrio “Fátima”, el drenaje del Estadio municipal de Bluefields y canchas en los barrios “Beholden” y “Old Bank”.

La inversión de estos pequeños proyectos es de 50 mil dólares y participan 60 personas, entre marines, ingenieros de la misión, efectivos de la Fuerza Naval, empleados de la ciudad y contratista local.


Llamado a cuidar mejoras
Delayla Marquinez, “Po-po”, una popular habitante de barrio “Old Bank”, llamó a través de la radio local a los habitantes de su barrio a cuidar las mejoras realizadas en el estadio local.

“Esta gente deja su país y su familia para venirnos a ayudar, y no es posible que nosotros no cuidemos lo que es nuestro, doy gracias por la ayuda de ellos”, dice.

El concejal del barrio, Rubray Murry, dijo que el apoyo de los visitantes es invaluable, “estamos agradecidos porque están apoyándonos con este estadio que representa una oportunidad para que los jóvenes tengan un espacio de recreación, se salgan de las drogas y vengan a jugar y distraerse sanamente”, expresó Murry.