• |
  • |
  • END

LAS MINAS

Como el ave Fénix, unas cuatro mil familias campesinas, así como indígenas, resucitaron en medio de una masa boscosa que casi los sepulta tras el paso de “Félix”, el huracán que destruyó cuatro de siete municipios de la RAAN en septiembre de 2007.

Hace tres años, esas familias que habitan en la zona noreste y sur de Rosita, en el Caribe norte, quedaron sin techo, sin cultivos, con hambre y asustados por la destrucción que causó el meteoro.

Padres y madres como Ronaldo Suárez Pineda, de la comarca El Danto, recuerdan que derramaron lágrimas ante la impotencia de no poder darles algo de comer a sus chigüines.

Y es que el huracán además de enterrar los cultivos y llevarse los techos de zinc, también arrasó con los alimentos y semillas que guardaban en sus casas.

“Fueron días difíciles, de sufrimiento, desconsuelo y desesperanza porque todo era desgracia”, recordó Marcial Centeno Molina, líder mestizo de 35 comarcas en Rosita.

22 mil quintales de frijoles

Hoy, sonrientes y con ánimo, esas cuatro mil familias de Rosita, aseguran que lograron superar desdichas y convertirlas en oportunidades de desarrollo. Por ejemplo, este año produjeron 22 mil quintales de frijoles.

Ahora, asegura María Catalina Pérez Hernández, hasta bancos de semillas tienen, el cual, usan en carácter de préstamo.

“Volver a nacer y recobrar la esperanza en una vida campesina e indígena mejor”, como califica Noel García Palacios, otro líder comarcal de Rosita, ha sido posible gracias al financiamiento de la Unión Europea, cooperación canalizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, y ejecutada por la organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación, FAO.

Hace pocos días, la FAO en Rosita clausuró con resultados exitosos el Proyecto Manejo Poscosecha de Granos Básicos.

El proyecto fue financiado por el Gobierno de España, con un monto de 269 mil dólares y abarcó los municipios de Waspam, Puerto Cabezas, Prinzapolka y Rosita.

Del resultado de este proyecto, así como de otro denominado “Apoyo para la Rehabilitación y Recuperación de las Capacidades Productivas en 50 comunidades de Rosita”, fueron testigos Ivo Gombala, delegado de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá; Gero Vaagt, representante de la FAO en Nicaragua; Harold Campos, coordinador del PNUD en la RAAN; Arturo Ibarra, Alcalde de Rosita, además de los mismos socios mestizos e indígenas.

Este último proyecto contribuye al incremento de los rendimientos y la producción, a través del uso de semillas mejoradas, especies animales, asistencia técnica y capacitación, mediante la incorporación de nuevas tecnologías adecuadas y adaptadas al sistema productivo de su región.

Dos componentes

Se concentra en dos componentes: agua y saneamiento, y recuperación de medios de vida y generación de ingresos en la RAAN.

Ivo Gombala, delegado de la Unión Europea dijo que el apoyo de este organismo no se detendrá, por lo que sigue comprometido con el desarrollo de la costa Caribe.

La Unión Europea está financiando 24 proyectos en la RAAN, bajo el Programa “Apoyo para la Rehabilitación y Reconstrucción en Áreas Afectadas por el Huracán “Félix”, ejecutado por el PNUD con un presupuesto de de 7,49 millones de euros.

Los tres organismos, Unión Europea, PNUD y FAO, han centrado sus acciones y esfuerzos, principalmente, en actividades y proyectos que se enmarcan en las políticas globales del Gobierno para el desarrollo y fomento de la producción agrícola en general, y la conservación de los recursos naturales, enmarcados en el concepto amplio de seguridad alimentaria que contribuye a la reducción de la pobreza en el país.