• |
  • |
  • END

OCOTAL

Los padres Agustinos llegaron a la parroquia de “Nuestra Señora de La Asunción”, hace 23 años, en medio de agitaciones y protestas de feligreses que se oponían a que el padre Toranzo, de la orden Jesuita, entregara la administración al entonces agustino, Francisco Valdivia.

También se fueron el 15 de septiembre pasado, dejando a una feligresía inconforme con monseñor Juan Abelardo Mata Guevara, Obispo de la Diócesis de Estelí, por “haber puesto trabas” a la renovación de contratos de arrendamiento de “La Asunción” por 10 años más, y reafirmación de vigencia para la de San Martín por 50 años, ambas con sede en Ocotal que incluye a los municipios de Dipilto, Santa María y Macuelizo.

Mata Guevara nombró como nuevo párroco de “La Asunción” a Santiago Aguirre Cerros, quien antes administraba en Ciudad Antigua, y en la de San Martín, al ex agustino, Martín Gadea Blandón.

Las dos jurisdicciones católicas estaban dirigidas por los padres agustinianos Emilio Álvarez Álvarez, Fray Rodrigo, Aurelio Malagón y Francisco Robles.

Álvarez, incluso, cumplió sus Bodas de Oro sacerdotal en estos templos, y manifestaba el deseo de agotar su vida aquí y descansar eternamente en suelo ocotaleano: “Porque un árbol viejo no se puede llevar con sus raíces a trasplantar en otro lugar”, solía decir en sus intervenciones.

Legado social

Todo indica que las relaciones internas de la Diócesis de Estelí con los Agustinos no fueron de “aguas claras”, pues en 2005, los sacerdotes reaccionaron molestos por una “carta bomba” --así la calificó Álvarez en su momento-- que les remitió el obispo Mata Guevara, donde se comunicaba la rescisión de contratos por las parroquias.

Además de fortalecer la fe cristiana con los característicos retiros y evangelizaciones, se dedicaron a fomentar obras sociales, como un centro de albergue para acompañantes de enfermos en el hospital que pertenecen a otros municipios y los proveían de alimentación.

Además, instalaron un consultorio médico con medicamentos para la gente de escasos recursos. Fundaron pulperías en recónditas comarcas de Santa María para ofrecer productos a bajos precios, y apoyaron la excavación de pozos para agua potable.

Crearon “Radio Fe” para difundir el Evangelio, mejoraron las capillas en los barrios y remodelaron la Casa Cural de “La Asunción”.

Para el obispo Mata Guevara, el impulso de obras sociales no es el papel para el pastoreo de la Iglesia. “Eso cae por su peso, pero si se busca como lo fundamental, eso termina hastiando la vida, maniatando al pastor, partidarizándolo.

La caridad, primero por aquél que nos llamó sin nuestro merecimiento, a todos; nos llamó a ser Iglesia, Nación santa, pueblo consagrado”, dijo en la homilía del 15 de septiembre, desdeñando el trabajo social de los Agustinos.

Razones serias los retiró de Nueva Segovia

El religioso explicó el martes último que la partida definitiva de Nicaragua obedeció a una decisión del superior de la Orden San Agustín, padre Carlos Morán, tomada en reunión realizada con todos sus miembros en Centroamérica.

“Después el superior consideró que había razones serias, que no voy a exponer aquí (públicamente) para entregar las parroquias”, dijo.

Agregó que quedará el padre Fray Rodrigo, por unos días más, para finiquitar las cuentas financieras pendientes en la parroquia para entregar correctamente.

Los ciudadanos que los apoyan se mostraron molestos en los medios locales, porque supuestamente, Mata habría dicho que no dejaron en la iglesia “ni papel higiénico”.

Álvarez dijo que se ha comprendido mal las palabras del Obispo, que lo expresó en sentido general, y que el nuevo párroco les había dicho que todo está normal en la entrega.

Los Agustinos durante su estadía en Nueva Segovia, tuvieron sus tránsfugas pues cinco de sus miembros se cruzaron a la orden Diocesana que lidera el obispo Mata Guevara, y los ubicó en parroquias de la región.

Reprochó el “sexo seguro”

El alto jerarca dijo que le agradaba la madurez de muchos feligreses que han aceptado los cambios, a pesar de ciertas personas que habiendo sido amonestadas hacen todo lo contrario a sus órdenes.

“Lo que quiere decir que no hay buena voluntad, hay ganas de aprovecharse, para agitar aguas (…), para esto, ¿qué hay detrás, qué agenda oculta se lleva”?, se preguntó.

También aludió a las campañas de “sexo seguro” que impulsan organismos en la región para, según él, modificar el concepto de hombre y mujer, e incluir el homosexualismo y el lesbianismo en la Legislación nacional, “agarrando como conejillos de India a uno de nuestros 27 municipios y empujar actitudes que no son humanas, que mas bien desvirtúan la visión del hombre”, espetó.