•  |
  •  |
  • END

La pobreza y el déficit habitacional están empujando a muchos a construir humildes viviendas sobre el derecho de vía de varias calles rurales de la ciudad de Rivas, lo cual en un futuro podría ocasionar un conflicto a las autoridades del Ministerio de Transporte MTI y a la misma Alcaldía de Rivas, ya que tendrían que desalojar a estas personas a la hora de ejecutar un proyecto en estas vías.

Según Juan Ramón Solís, responsable de urbanismo de la Alcaldía de Rivas, a la fecha ya existen construidas a orilla de las calles cerca de 200 viviendas y los sitios más poblados son las vías del sector noroeste del cementerio, Calle de Palmira, barrio Las Piedras y Veracruz, donde se observan principalmente lo que denominan viviendas, hechas de madera, zinc, plástico y cartón.

Dentro del derecho de vía

Uno de los primeros “asentamientos” que podría ser afectado son las familias que están ubicadas sobre la carretera Rivas-Veracruz, ya que según el vocero de la Alcaldía de Rivas, Mario Alemán, en los planes del MTI está contemplado adoquinar esa vía en cuyas orillas se contabiliza hasta construcciones formales, pese a que están dentro del derecho de vía.

Están por necesidad

De acuerdo a Alemán, una posible solución a este problema es la adquisición de un banco de tierra municipal, “ya que la alcaldía no dispone de áreas municipales para reubicar a estas familias y las tierras que han ofrecido vender a la municipalidad, son muy caras por lo que esperamos negociar con dueños precios más accesibles o que alguien done una propiedad para reubicar a estas personas”, detalló.

Una de las que habita detrás del muro del cementerio es Esmelda Miranda de 27 años, quien asegura que por necesidad se asentó en el lugar junto con su marido y su hijo de cuatro años. Explicó que las condiciones en las que se vive en la zona son deplorables, “pero la necesidad nos hace estar aquí, donde el baño y la letrina está todo junto a la casa y sí nos ofrecen reubicarnos yo aceptaría”, señaló.

En tanto sobre la Calle de Palmira, también hay quienes están dispuestos a ser reubicados siempre y cuando les cedan un lote, ya que así lo aseguró Alba Luz Chavarría Cruz, originaria de Chinandega.

Ella aseguró que cuando llegó a construir su casita de cartón y plástico, nadie de la municipalidad llegó a decirle que no lo hiciera “y la hicimos por la necesidad ya que no teníamos dinero para seguir pagando alquiler porque si pagamos el cuarto, no comíamos”, aseveró.