•  |
  •  |
  • END

Una importante cruzada emprenderán miembros de la Iglesia Evangélica Nazareno en coordinación con la Policía Nacional de Jinotega para sacar de las calles a los bebedores consuetudinarios de esta ciudad norteña.

Esta contienda arrancó esta semana con el recogimiento de once personas que deambulaban por las calles en completo estado de ebriedad, según informó la sub inspectora Lilliam Chavarría, primer oficial de la Secretaría Técnica de la Policía Nacional de Jinotega.

De los once bebedores consuetudinarios, uno es originario de León, otro de Matagalpa y un tercero de San Rafael del Norte, mientras que el resto son de Jinotega, donde sus familiares han decidido apoyar esta noble causa para que sus familiares se rehabiliten.

Otra oportunidad

La idea, según Chavarría, es darles una oportunidad a estas personas para que tengan una vida saludable y puedan recuperar sus vidas y alegren a sus familiares, ya que muchos de ellos poseen conocimiento en determinados oficios en los que pueden desempeñarse trabajando para ser útiles a la sociedad.

La Policía ha denominado este trabajo como “Plan de Rehabilitación”, mientras que el pastor de la Iglesia Nazareno, Julián García, lo ha bautizado con el nombre “Victoria y Restauración en Cristo”.

Sin embargo, llámese como se llame, lo cierto es que tanto los miembros de la Iglesia Nazareno como la Policía, están empeñados en ayudar a estas personas, quienes están “reclutadas” en el pequeño sistema preventivo carcelario de la Policía donde ya han comenzado a recibir asistencia por parte de médicos del Ministerio de Salud y charlas educativas que ayudarán a su rehabilitación.

También recibirán el apoyo de comerciantes del mercado, quienes han comenzado a obsequiar algunos productos de limpieza personal y ropa para estas primeras once personas.

“Esto es un plan piloto porque sabemos bien que los bebedores consuetudinarios que deambulan por las calles son muchos, pero comenzamos con estos pocos porque no contamos con recursos suficientes”, dijo Chavarría.

Agregó que lo que buscan es insertar a esta gente a la vida que antes tenían y evitar que anden en las calles porque ocasionan muchos problemas como defecar al aire libre, caer en el pordioserismo y evitar que mueran en las calles como ya ha ocurrido.