•  |
  •  |
  • END

El Rama

La Casa Materna de El Rama necesita apoyo para continuar atendiendo a las mujeres embarazadas de este municipio, de acuerdo a Modesta Núñez, responsable de la Casa, las necesidades han aumentado a raíz que el Ministerio de Salud les recortó el presupuesto.

“Tenemos una serie de deudas acumuladas, ahora les pedimos a las mujeres que traigan su bastimento o un pollito para ayudarse con la comida, les pedimos que nos ayuden con lo que producen, banano yuca y quequisque”.


Auditorio subutilizado
Dice Núñez que para buscar fondos de sostenibilidad están gestionando realizar un mercadito campesino porque tienen un bonito auditorio, sin embargo, sólo está la sala vacía, y requieren de mobiliario, necesario para equiparlo, tales como muebles, computadoras, datashow y un equipo de audio, a fin de realizar sus actividades educativas y generar fondos que ayuden a mantener a las embarazadas en la Casa Materna.


Necesita seguridad
Señala también, que enfrenta problemas de seguridad en el local, las puertas y ventanas necesitan verjas y no hay guarda de seguridad, manifiesta doña Modesta.

Señala que la Casa puede atender dos semanas a cada embarazada, pero por lo lejano de sus familias y complicaciones que se les presentan en el embarazo, se quedan más de un mes en la Casa y no pueden pedir a una madre en ese estado que se retire porque necesitan el apoyo.

Señala también, que además de permanecer en la Casa, las embarazadas reciben visita médica del personal del Hospital Roberto Huembes, y una partera les acompaña todo el tiempo.


Partera sin salario
La partera de la Casa es doña Cristina López Carmona, ella es voluntaria, no recibe ningún salario porque la organización no tiene fondos para pagarle.

“Lo único que recibo son 20 córdobas por día, ya con eso me ayudo”, nos dijo doña Cristina, quien manifiesta que su trabajo consiste en acompañar y atender a las embarazadas. “Yo las atiendo, si se les viene el hijo, cortar el ombligo y estar con ellas hasta que den a luz”. Ella tiene 11 años de ser partera voluntaria, pero la crisis económica la afecta y le gustaría algún día tener su salario, “qué bonito sería eso, yo nunca he tenido un pago fijo”, expresa con tristeza.


Madres beneficiadas
María del Carmen Somoza González, es una de las madres beneficiadas en la Casa Materna, es originaria de la comarca Hierba Buena, a unos 50 Kilómetros de El Rama, tiene 25 años y tendrá su tercer hijo, tiene casi dos meses de estar en la Casa y asegura sentirse tranquila y bien atendida.

También Jasmina Teresa López Flores, quien es una madre primeriza de 18 años, originaria de la comarca Río Cama, tiene un mes de estar en la Casa, dará a luz la próxima semana y su estancia es agradable.


Necesidades a flor de epidermis
Las mujeres de la Casa explican que las necesidades están a flor de epidermis: tienen una cocina de leña, necesitan abanicos para apaciguar el calor y los zancudos y la sala carece de radio y televisor que les sirva para entretenerse.

Esta Casa puede albergar a 14 embarazadas por semana, pero la mayoría pasa más allá de lo estipulado, muchas tienen que viajar uno o dos días a caballo. Las edades de estas mujeres van desde los 12 hasta 50 años, siendo la mayoría menores de 20 años.


Origen del proyecto
Esta casa fue fundada el 18 de octubre del año 2000 y surge por la necesidad de las mujeres embarazadas del sector campesino y de las parteras que se quejaban por el difícil ingreso a los Centros de Salud y no tener donde albergarse a la hora de dar a luz en el casco urbano, ya que la mayoría de ellas son de alto riesgo”, asegura doña Modesta Núñez.

La Casa inicia con un programa de atención obstétrica, dirigiendo su acción e intentando disminuir los índices de mortalidad materna y prenatal en el municipio, fue iniciativa de un colectivo de mujeres profesionales de la salud, sociedad civil y Alcaldía, que durante años conocieron y convivieron con las precarias condiciones de salud de las mujeres campesinas de El Rama.

Esta casa atiende unas 160 mujeres en el año; entre enero y julio 93 mujeres han hecho uso de sus instalaciones ubicadas en la entrada del Hospital Primario Roberto Huembes, en el Puerto la Esperanza a 6 kilómetros de El Rama.

Nicasalud apoya

Recientemente la organización Nicasalud firmó un convenio de cooperación con la Red Nacional de Casas Maternas, con el que se comprometen a gestionar donaciones de alimentos y artículos de limpieza, que son las principales necesidades de estos puestos de atención.

Hicieron entrega de un donativo de jabón líquido, huevos, cereales, azúcar y útiles de limpieza. Para continuar con esta labor, Nicasalud estableció una alianza con la Comisión Nicaragüense del Huevo que establece la cooperación para ofrecer a las embarazadas una dieta alimenticia nutritiva y saludable, cuya base sea el huevo, considerado un alimento con muchos nutrientes.

Nicasalud está integrada por más de 24 organizaciones que trabajan en más de un mil comunidades rurales y urbanas, a las que se llevará el mensaje de una alimentación saludable a través de técnicos, capacitadores y promotores de la red comunitaria.

Funciones y servicios

* Albergar a mujeres embarazadas de escasos recursos económicos y de difícil acceso a las unidades de salud.

* Garantizar alojamiento y alimentación balanceada, dotarlas de información básica relacionada a la salud de las mujeres embarazadas para atención institucional del parto en las unidades del Minsa.

* Ofrecer alternativas de solución en la etapa más peligrosa del parto en forma gratuita, en el área médica se realizan controles prenatales, puerperio y cuidados del recién nacido.

* A nivel nacional existen 73 casas maternas que están destinadas para atender a las embarazadas de las zonas rurales, que demandan un parto en una unidad de salud, se espera que cada municipio de Nicaragua, 153 en total, pueda tener su casa materna.