•  |
  •  |
  • END

El pegajoso ritmo de “La Cumbia Chinandegana” hizo bailar a un grupo de japoneses que visitaron el Teatro “Rodrigo Callejas”, de la Fundación Chinandega 2001, donde fueron recibidos por un grupo de niños no videntes del Hogar Santa Lucía, que les dedicaron un concierto musical.

Los japoneses que vinieron a bordo del Barco de la Paz, visitaron varias instituciones benéficas, terminales de buses y parques de las ciudades de Chinandega y León.

La mañana del miércoles, un grupo de 40 japoneses desayunaron en el Hogar de Ancianos, y estuvieron en el Hogar Niños Ángeles y en el Teatro “Rodrigo Callejas”, donde saludaron a los niños no videntes, y entonaron y bailaron una canción de su país.

Mari Sugiyama, traductora de los japoneses, dijo entusiasmada que tienen conocimiento de la cultura nicaragüense, como parte de la reciprocidad cultural en las 19 naciones que visitan, promoviendo la paz, como una única salida a los conflictos bélicos. Señaló que retornarán a su país el próximo 20 de octubre, después de cumplir una travesía por Guatemala y México.

Los 1,200 tripulantes partieron la tarde del miércoles, con el compromiso de retornar a Nicaragua, porque se llevaron una grata impresión del cariño y de la hospitalidad de la gente.