•  |
  •  |
  • END

LAS MINAS

Con cohetes, morteros y danzas rituales vibrantes, propias de las etnias en las regiones autónomas, además de la gastronomía que hace chuparse los dedos, con el exquisito ron don, por ejemplo, celebró la población de Bonanza, veintiún años de haber sido declarado municipio.

El estadio que lleva el nombre de “Duncan Campbell”, leyenda nacional del béisbol, cuyas instalaciones una vez más fueron atiborradas, fue el escenario de actividades recreativas como corridas de toros, al compás de bandas filarmónicas, presentaciones artísticas al ritmo del “cangrejo”, así como la comercialización de artesanías que representan la vida primitiva y la naturaleza, elaboradas por manos indígenas mayangnas.

Durante el acto público y de forma solemne el concejo municipal de Bonanza, declaró de manera oficial ciudadanos honorables a Sergio Ríos, Presidente de la junta directiva de Hemconic, asi como a Mario Valle Jr, de la Universidad de Managua, por “contribuir desde sus responsabilidades y de manera incondicional y significativa con el desarrollo socioeconómico de esta localidad”, reconoció el Alcalde Alexander Alvarado Lam.

El edil Alvarado, les entregó las llaves de la municipalidad a Ríos, y Valle, a quienes también les obsequió un chaleco a cada uno confeccionado de tuno, después de leer el fundamento de la declaratoria municipal. Ambos personajes recibieron reconocimientos representativos de las autoridades locales y de la población.

Un territorio minero

Bonanza, tierra cubierta de oro, plata, bosques y de impresionantes cascadas de aguas cristalinas, zona verdaderamente prodigiosa y bendecida de riqueza natural, tiene una extensión superficial de 2 mil 039 kilómetros cuadrados, dista a 480 kilómetros de Managua, capital del país, 165 de Puerto Cabezas, su cabecera regional, y registra una población actual de unos 28 mil habitantes multiétnicos.

Durante el siglo XIX pertenecía al llamado territorio de la Mosquitia, pasando después en 1909 a conformar el departamento de Zelaya, bajo la jurisdicción del municipio de Prinzapolka.

Sus primeros habitantes fueron indígenas sumus, también identificado como mayangnas, aunque desde del siglo pasado comenzó a poblarse con personas del norte del país, incluso de extranjeros que buscaban hule, pero tras el descubrimiento de minas de oro, en 1880, inició el auge de esa actividad económica.

Bonanza, siempre fue considerada como un enclave o campamento minero, causa por la que el desarrollo socioeconómico de las primeras familias que se asentaron en el lugar sólo era un sueño.

Es por ello que la categoría de municipio, para pobladores autóctonos como Eugenio Pao Torres, ex alcalde de esa localidad, representó, aparte de la aspiración de todo un pueblo, el reconocimiento de un derecho justo y necesario que oportunamente demandaron en los años 60, 70 y 80.

Pao, recuerda que tras ser declarado municipio su pueblo natal, se inició un proceso de gestión en función del desarrollo económico, social y cultural en esa localidad, que aún continúa, asevera.

Bonanza, se constituyó en municipio un 6 de octubre del año 1989, cuando el territorio nacional se dividió en 9 regiones, 17 departamentos y 143 municipios, con la entrada en vigencia de la Ley 59, Ley de división política administrativa, aprobada el 15 de agosto de 1989, y publicada en la Gaceta número189 del 6 de octubre de ese mismo año.

Apellidos y primer barrio

Las familias mestizas fundadoras de esa localidad responden a los apellidos Bustillo, Lagos y Centeno.

El primer barrio que se formó ahora se llama “Concha Urrutia”, y los alcaldes que han precedido al actual son; Gregorio Downs Selva, Eugenio Pao Torres, Isidro Cruz Calero, Juan Saballos Osorno, Gregorio Lino Simeón, y Máximo Sevilla Suarez, los tres últimos con el sistema de elecciones municipales.