•  |
  •  |
  • END

TOLA

El techo de un colegio del municipio de Tola, que estaba a punto de colapsar sobre la cabeza de los alumnos, dejó de ser una amenaza latente para los estudiantes y docentes gracias a la oportuna cooperación de los inversionistas del proyecto turístico “Guacalito de la Isla”.

El techo del colegio “Sofía Sanarrusia”, de la comarca Limón Dos, representaba desde mediados de este año un serio peligro para los profesores y los 125 alumnos que acuden a estos centros de enseñanza, y según la directora de este centro escolar, Lucía Acevedo, para evitar una tragedia tuvieron que ubicar en una aula a los alumnos de cuarto y quinto grado, por ser las áreas más afectadas.

Respuesta de Guacalito de la Isla

De la caótica situación en que se encuentra el centro escolar tenían conocimiento las autoridades departamentales y nacionales del Ministerio de Educación, pero ante la falta de una partida presupuestaria destinada a la rehabilitación de los colegios, a las autoridades y pobladores no les quedó más que hacer gestiones a la empresa privada y los socios de Guacalito de la Isla, respondieron positivamente.

Andrés Arcia, encargado de la rehabilitación, señaló que los trabajos iniciaron el 15 de octubre y que la obra incluye la rehabilitación total del techo de un pabellón de cuatro aulas, “ya que dichas estructuras están inservibles y representaban un peligro para los estudiantes, dijo.

Empresarios al rescate de colegios públicos

Cabe señalar que este año también se logró reconstruir un pabellón del colegio Santa Cruz, de la comunidad Indígena de Veracruz de la ciudad de Rivas, gracias a la colaboración de la empresa eólica Amayo, pues debido a la falta de mantenimiento el edificio se desplomó a inicios de 2008 afectando a los alumnos de cuarto, quinto y sexto grado, quienes se vieron obligados a recibir clases debajo de los árboles.

La situación del colegio cambió desde el 26 de febrero cuando la empresa eólica, aportó a la comunidad indígena un millón 39 mil 110 córdobas con 49 centavos para la reconstrucción del pabellón, las oficinas de la dirección, cuatro letrinas y reparación de la cancha.

Por su parte el techo del colegio Eloy Canales de la ciudad de Rivas, fue rescatado por la zona Franca de esta ciudad.