•  |
  •  |
  • END

Los objetos religiosos supuestamente sustraídos de manera ilícita del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, en el municipio de Quezalguaque, Departamento de León, aún no han sido recuperados por la Policía Nacional.

En septiembre del presente año, sujetos aún no identificados penetraron al templo católico y sustrajeron una pequeña corona de bronce bañada en oro, y un resplandor de oro que formaba parte de la indumentaria orfebre de la imagen del Niño Jesús, y a finales de octubre fue sustraído el viril de la imagen del Santísimo Sacramentado.

Policía sigue investigando

Ambos casos fueron denunciados en su momento por el párroco José Escoto Espinales, Rector del Santuario en Quezalguaque. “La Policía sigue el proceso investigativo y de hecho tengo la esperanza de que todo se va a resolver, se perdió el viril que es donde está la hostia consagrada, el robo es considerado como un sacrilegio porque se ha profanado los objetos de la iglesia, además que representa un delito común para las autoridades policiales”, afirmó el sacerdote.

A pesar de que la Policía retuvo el mes anterior a dos trabajadores del templo, las investigaciones aún continúan. El padre Escoto al ser consultado por EL NUEVO DIARIO sobre el curso de las investigaciones afirmó categóricamente que las personas que hurtaron los objetos del templo son personas ajenas a la iglesia, “si fueran religiosos no hubieran hecho eso, creo que los muchachos que fueron investigados, entre ellos el sacristán del templo, tenían todo el derecho de defenderse”, afirmó.

El comisionado Ramón Abellán Medal, jefe de la Policía en León afirmó que aunque ambas denuncias fueron interpuestas de manera tardía, el primer caso casi fue esclarecido, pero aún se trabaja en la pérdida del viril de la imagen del Santísimo, además agregó que hasta el momento no hay ningún detenido.