•  |
  •  |
  • END

Por segundo año consecutivo a partir de mañana sábado 27 y domingo 28 se llevará a cabo la exposición de las imágenes más antiguas de la Virgen María como una antesala al novenario de la purísima.

El organizador del evento el cura párroco de la Iglesia Catedral San Juan, Norvin García, informó que el año pasado se tenían confirmadas la participación de 40 imágenes pero a la hora llegada superaron los 80 por lo que esta vez esperan igual cantidad.

El sacerdote dijo que es la segunda vez que organiza una actividad como ésta, denominada “Segunda exposición de arte mariano”, que significa que todas las familias que celebran por tradición a la Purísima, o que poseen imágenes antiguas, las puedan exponer al público.

También habrá muestra fotográfica

La exposición se abrirá en el salón de cursillos de cristiandad, donde también se hará una exposición de fotografías de las familias que poseen las imágenes, cuyas imágenes tienen gran significado y valor.

Agregó que en la exposición no se arreglarán altares, sólo se expondrán las imágenes, pero cada familia tendrá la oportunidad de dar a conocer las historias de cada una, ya que muchas son herencia de sus antepasados, que han guardado de generación en generación.

“El objetivo es renovar todo en María y dar inicio a la novena y compartir las reliquias que datan de hace más de 100 años, entonces no habrá ningún premio más que el que la Virgen María nos da con sus bendiciones”, dijo.

Se ofrecerá agua Loja

Además, durante estos dos días los que visiten esta exposición podrán disfrutar de la rica bebida tradicional conocida como el agua Loja, que se prepara a base de maíz, jengibre y dulce, como los infaltables gofios y cajetas de diversos sabores auténticos de Jinotega.

Concurso de altares por barrios

Además, se está organizando por primera vez el concurso de altares por barrios con la misma metodología, donde no habrá premio material por lo que se pretende es que la gente participe y rescate la devoción debido que el factor económico está haciendo que muchas familias dejen de hacer su altares.

“Lo que queremos es que la gente siga con su tradición con lo poco que tengan usando su creatividad sin incurrir en gastos y vamos a llegar a visitar el altar pero al mismo tiempo a rezar y a pedir por la paz, ya que los obispos están consagrando un año de oración por Nicaragua que mejor que consagrarlos al pie de la Virgen”, dijo.