•  |
  •  |
  • END

Chinandega y Bilwi

Con una marcha que recorrió las calles de El Viejo, representantes de diversas organizaciones defensoras de mujeres encabezadas por la Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer, conmemoró el Día Internacional contra la Violencia hacia las Mujeres.

En tanto, en Bilwi, costa Caribe nicaragüense, las mujeres creoles, mayangnas, miskitas y mestizas de la Región Autónoma del Atlántico Norte, se fusionaron en un solo bloque y se lanzaron a las calles de Bilwi para exigir la promulgación de una ley que penalice el femicidio y otras formas de violencia contra el género femenino.

En la actividad de Chinandega participaron representaciones de mujeres de 40 comarcas de El Viejo, que presenta uno de los índices más altos de violencia intrafamiliar y sexual en el departamento.

“Hay mujeres tristes por este flagelo, algunas callan por miedo, por eso es necesario denunciar los casos de violencia”, dijo Marisol Gómez, de la comarca La Chorrera.

Ulma Esquivel, de la Apedeim, urgió a las mujeres unidad para detener la discriminación y violencia que se presentan en centros laborales donde hay mujeres chantajeadas por varones para obtener mejores cargos.

La subcomisionada Auxiliadora Varela, de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Chinandega, reafirmó el compromiso de esa institución para seguir trabajando junto a miembros de las organizaciones defensoras de las mujeres, en la lucha contra la violencia, cuyas víctimas son principalmente niñas, adolescentes y mujeres.

Heladio Antonio Medina, miembro de la Red de Hombres Rurales contra la Violencia en El Viejo, aseguró que más de 40 hombres están integrados a esa organización y trabajan en la capacitación y sensibilización para reducir el índice de violencia.


Lo que dicen
en el Caribe
Maribel Salas del Movimiento Nidia White, exhortó a revertir la vergonzosa posición que tiene la RAAN en registro de crímenes cuyas víctimas son mujeres asesinadas por sus cónyuges.

En tanto, Neptalia Herrera del Colectivo de Mujeres “Gaviota” fustigó la impunidad cuando los victimarios de damas son personas con poder económico, religioso o político. 
“Una práctica aberrante es promovida por los partidos cuando sus dirigentes de Managua vienen a la costa y orientan a sus activistas locales que les busquen chavalitas para divertirse con ellas durante su estadía en esta zona. Esa es una forma repugnante de proxenetismo practicada por los políticos de diferentes tendencias”, afirmó Herrera.

Janira Gaitán, señaló que todas las mujeres tienen que aprender a romper el silencio cuando son víctimas de maltrato psicológico o físico por parte de sus consortes.

Las consignas más coreadas por las mujeres caribeñas eran: “Abusador sexual, la cárcel es tu lugar”; “Llueva, truene o relampaguee, nadie detendrá a las mujeres” y “Castigo para los agresores, justicia para las mujeres”.