•  |
  •  |
  • END

Las inspecciones, el muestreo y los resultados de laboratorio realizados a manglares de cuatro sectores del litoral del Pacífico en el Occidente del país, indican que el enjambre de mariposas conocidas como Lepidópteros, aparecido en la época de lluvias, es un fenómeno que por primera vez se observa en Nicaragua.

El Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena de los departamentos de León y Chinandega, inició una investigación en los ecosistemas del bosque manglar, tras la aparición de la plaga conocida como “polilla del manglar”.

“La mariposa utiliza las hojas de la planta como alimento para reproducirse. El insecto perfora la hoja, para recibir oxígeno y se queda el tiempo prudencial para reproducirse”, declaró Maniré Álvarez, Delegada del Marena en León.

Manglares “envejecidos”
Pobladores observaron que los manglares de Poneloya y Las Peñitas en León, al igual que los de Paso Caballos y Alemania Federal en el municipio de El Realejo, y los que sobreviven en Corinto, se pusieron grisáceos y aparentemente envejecidos.

La investigación coincidió con un estudio de abundancia, diversidad y riqueza de insectos en áreas protegidas que hacen estudiantes de Biología, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, el cual analizará las especies y grupos taxónomos capaces de reflejar el estado de conservación, y estado de perturbación en los ecosistemas.

El grupo de universitarios coordinados por Rolando Martínez, justificó el estudio en que el cambio climático pudiese alterar las condiciones de los manglares por el aumento de la temperatura en la superficie terrestre.

“Existen indicios que la distribución de los insectos cambia según el grado de perturbación. Estos cambios afectan los comportamientos de hibernación, y en consecuencia, provoca la migración de las especies de insectos”, revela la disertación.

Rápida defoliación
Sin embargo, en el caso de los manglares del Occidente se observó la aparición de la especie de Lepidópteros, de la familia de Geometridae, que afectó las especies vegetales del bosque manglar y provocó la defoliación en el denominado “Palo de sal”, en las costas de Poneloya, El Realejo y Corinto.

“Esta afección podría traer consecuencias negativas en las actividades camaroneras”, aseguran los expertos.

Se conoció que cuando la vegetación se recupera, estos efectos del cambio climático se recuperan, y el incremento de la temperatura del aire provoca que los periodos de floración y fructificación se demoren, etapa en la que aumentan las poblaciones de Lepidópteros.

La delegada del Marena en León, aseguró que elaboran un reporte, y no conocen si la mariposa está presente en el manglar de los otros países centroamericanos.

“El insecto devastó el follaje de la planta, están saliendo nuevas hojas y sabemos que el fenómeno se observa en Occidente”, dijo la funcionaria, quien añadió que el manglar en los departamentos de León y Chinandega, se aproximan a ochenta kilómetros.

Camaroneras pasan la prueba
Camaroneras asentadas sobre el litoral del Pacífico, fueron investigadas por las autoridades competentes en base a una denuncia de pobladores debido a la deforestación de los manglares.

Se determinó que las empresas camaroneras pasaron la prueba, al realizar óptimo manejo de sus actividades compatibles con la protección del medio ambiente, y la reforestación anual de los bosques de mangle.

Una de ellas es Larvinic, perteneciente a la cadena agroindustrial Camarones de Nicaragua, Camanica-Zona Franca, la cual encausa sus aguas industriales al manglar, después que la Cuenta Reto del Milenio Nicaragua construyó la carretera y el puente hacia el balneario de Poneloya.

Rafael Tortosa, experto en cultivos marinos, indicó que una delegación del Marena, de los Consejos de Poder Ciudadano, CPC, y de estudiantes de la UNAN-León, visitaron las instalaciones de la empresa para hacer observaciones y pruebas de aguas servidas que se descargan en el canal pluvial.

Aguas sin químicos
“Vino Yaniré Álvarez, Delegada del Marena, vio el descargue del agua, y comprobó que no existen químicos que afecten los manglares, asimismo, corroboró que la vegetación del bosque del manglar está en buenas condiciones, y no hay síntoma de daño por Lepidópteros.

Tortosa dijo que si la deforestación fuese visible, los más interesados en conocer del fenómeno serían los representantes de la empresa, porque comparten responsabilidades con la protección del medio ambiente a través de la sensibilización y capacitación a pobladores, estudiantes, padres de familia y maestros, de las comunidades donde Camanica-Zona Franca tiene presencia en Occidente.

Álvarez descartó que químicos provoquen el aspecto gris de manglar, y afirmó que el seguimiento y monitoreo no tiene origen en las camaroneras instaladas en el Pacífico.

Las zonas de El Realejo y Corinto, afectadas por Lepidópteros fueron también evaluadas por el Marena. Presentación Rodríguez, Delegado del Marena de Chinandega, dijo que muchos de los daños al medio ambiente son provocados por pobladores.

El mangle, además de ser usado como leña y para la construcción de ranchos y viviendas por los habitantes ahora es abatido por la “la polilla”, como consecuencia del cambio climático.

Evaluación final
Autoridades del Marena revelaron que la afección de la “polilla” en los bosques de mangle, específicamente en el mangle blanco conocido como “Palo de sal”, no es grave tal como lo revelan las visitas de campo
Indicaron que el mangle rojo que protege a los punches, camarones, conchas negras, entre otros moluscos, no son afectados por el insecto que se encuentra en la cumbre del mangle blanco.

Manifestaron que todo ecosistema debe estar en equilibrio y hay que adaptarse al cambio climático; por lo tanto, las medidas de prevención de la plaga y el mantenimiento de los manglares deben asumirse con suma responsabilidad.

El Marena, continúa con las inspecciones a los afluentes de las empresas camaroneras, y han encontrado que los sistemas de tratamiento de las aguas residuales están en buen estado.