•  |
  •  |
  • END

Con el objetivo de compartir y validar la estrategia para la reinserción social y económica para víctimas de trata de personas y poblaciones migrantes, desarrollada por la Organización Internacional para las Migraciones en Chinandega y explorar posibilidades de replicación nacional y regional, representantes de alcaldías, instituciones, Organismos No Gubernamentales, entre otros, de municipios fronterizos de Nicaragua, El Salvador y Honduras participaron en el taller denominado: “Reinserción Social y Económica para las Poblaciones Migrantes en Condiciones de Vulnerabilidad”.

La actividad se desarrolló en Chinandega, donde los participantes intercambiaron experiencias con autoridades locales y beneficiarias del proyecto “Atención y Reinserción Social para Víctimas de Trata de Personas-Chinandega”, en donde establecieron compromisos y acuerdos para el inicio del proyecto en Somoto, Ocotal, y varios municipios fronterizos de El Salvador y Honduras.

Materiales sobre trata de personas
Los participantes compartieron materiales educativos acerca de la trata de personas y poblaciones migrantes vulnerables.

La Oim, consciente de la situación migratoria debido a las características y dinámicas en la región, y teniendo como principio fundamental que la migración en forma ordenada y en condiciones humanas beneficia a los migrantes y la sociedad, se ha propuesto en conjunto con asociados de la comunidad internacional ayudar a encarar los desafíos que plantea la gestión de la migración a nivel operativo.

También fomentar la comprensión de las cuestiones migratorias; alentar el desarrollo social y económico a través de la migración y velar por el respeto de la dignidad humana y el bienestar de los migrantes.

Un tema que preocupa
Bertha Fernández, Jefa de Misión de la Oim en Nicaragua, manifestó durante el taller trinacional que la trata de personas es un tema de preocupación en la región, donde existen vulnerabilidades con el tema migratorio.

La funcionaria dijo que adolescentes, niñas y mujeres jóvenes, que deciden viajar sin documentación y a través de amistades o conocidos con ofertas de trabajo que no saben exactamente si son verdaderas, pueden ser víctimas de explotación sexual y laboral.

“Es una labor muy importante el apoyo del trabajo en red a nivel local y de voluntariados con compromisos y voluntades políticas para prevenir la trata de personas, y aportar elementos referidos a la creación de apoyo a la microempresa y crédito a víctimas de trata de personas para que vuelvan a tener una vida y un futuro mejor”, indicó.

Recuento de Chinandega
Manifestó que desde el 2007 hasta la fecha han atendido en Chinandega a 72 víctimas de ese flagelo, y en el taller conocerán esa experiencia del proyecto, y ratificarán el compromiso de la lucha contra la trata de personas.

Una nota de prensa de la Oim indica que en los próximos meses estas experiencias se replicarán en Ocotal y Somoto a petición de las comisiones municipales de la niñez y adolescencia de ambas comunidades, así como a nivel regional (El Salvador y Guatemala), y como parte de los acuerdos políticos asumidos por los viceministros de Gobernación y vicecancilleres participantes en la XV Conferencia Regional de Migración (Tapachula, mayo 2010).