•  |
  •  |
  • END

Pañuelos blancos ondearon la noche de este domingo en la Catedral de la Inmaculada Concepción de María, durante la multitudinaria y tradicional bajada de la imagen de la Conchita.

Con esta celebración los católicos granadinos empezaron el novenario que se extiende hasta el próximo 8 de Diciembre, cuando se realice la solemne misa pontifical presidida por el obispo de la diócesis, Monseñor Jorge Solórzano.

Previo a la bajada, la Virgen fue ensalzada por el coro de la Catedral, el organista mexicano que se encuentra en nuestro país, Rogelio Bonilla López, y la banda musical del Ejército de Nicaragua, cuyos miembros rindieron homenaje por considerarla su “Generala”.

El párroco Mario Vega, manifestó que la Conchita además de ser patrona de Granada es patrona de la Iglesia Catedral; posterior a la misa se realizó alrededor del templo una breve procesión dominical.

Ayer lunes en horas de la mañana, la Inmaculada Concepción recorrió las calles de la ciudad, para luego dirigirse a la enramada correspondiente.

En el programa aparece en primer lugar la Calle Cuiscoma, después La Calzada, El Arsenal, Santa Lucía, Atravesada, La Inmaculada, Sor María Romero, La Concepción, Palmira, La Otra Banda y La Libertad.

Llegó en caja de madera

La historia cuenta que el siete de diciembre de 1721 una caja de madera flotaba sobre las aguas del Lago Cocibolca en las proximidades de Tepetate.

Algunas lavanderas se disputaron la posesión del cajón y cuando estaba cerca de sus manos desapareció para volver a aparecer más tarde.

Marinos de Santa Lucía se tiraron al nado, pero todo intento fue en vano, porque la caja se perdió.

La noticia llegó hasta los frailes Franciscanos y uno de ellos, sin quitarse sus sandalias, entró al agua agarrando con sus manos la caja que traía un rótulo que decía: “Para la ciudad de Granada”. Se abrió y allí estaba la sagrada imagen.