•  |
  •  |
  • END

Representantes de entidades culturales de Honduras, Guatemala, Panamá, El Salvador, Costa Rica y Nicaragua coincidieron en que la falta de recursos humanos y económicos incide negativamente en la protección de bienes culturales de esos países. Reunidos en el Primer Encuentro-Taller Centroamericano de Inventario de Bienes Culturales, efectuado en la ciudad de Granada, los asistentes manifestaron la necesidad de que los gobiernos destinen más presupuesto para la defensa del patrimonio.

“Compartimos similitudes en cuanto al proceso que estamos desarrollando para proteger los bienes, pero también compartimos la necesidad de recursos humanos y financieros, porque lo que tenemos no es suficiente, sentimos que hace falta más. Sin embargo, hemos dicho que lo importante es que las autoridades y personal de nuestras instituciones tienen identificación en función de ver qué hacemos con los pocos recursos que tenemos para sacar adelante la actividad de protección”, señaló Fernando Paniagua, Jefe de Registro de Bienes Culturales de Guatemala.

Su país tiene una legislación vigente para proteger el patrimonio cultural, pero al igual en las naciones vecinas también se da el tráfico ilícito de bienes. Con el concordó el jefe del Departamento de Cultura de Panamá, Rubén Darío Enríquez, “Tenemos la Ley 14 del 5 de mayo de 1982 que protege los bienes históricos y culturales, pero tiene muchas lagunas y por eso a veces se nos dificulta controlar el tráfico de bienes o hacer un inventario prudente de las colecciones privadas, cuyos dueños causan bastante daño”.

Urge digitalizar inventarios

“Nos parecemos mucho a Nicaragua sobre todo en que nuestros inventarios necesitan ser digitalizados, debido a que tenemos poco personal humano. Es un personal muy bien capacitado, pero pocos miembros”, resaltó el funcionario panameño.

Al respecto, el codirector del Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, Clemente Guido, expresó que en nuestro país el proyecto de inventario de bienes culturales es ejecutado por un grupo de quince personas que reciben salario gracias a los fondos de la Cooperación Española. “Gracias al apoyo español estamos ejecutando el proyecto, porque el equipo humano que maneja la Dirección de Patrimonio Cultural financiado por el gobierno sólo son cinco personas. Sin el apoyo de España estaríamos sumamente limitados”.

Cleria Ruiz, del Museo Nacional de Costa Rica compartió que –en relación a sus homólogos- les hace falta una ley marco que englobe todo el patrimonio de la nación. “Por ejemplo, que incluya los bienes coloniales o el hecho de poder inventariar los bienes históricos. En nuestro país la iglesia está empezando a hacer su propio inventario y nosotros estamos colaborando con ellos por iniciativa propia, pero todavía no hay nada que obligue a la iglesia a trabajar con el Estado. Tampoco hay una ley que obligue a los coleccionistas privados de declarar sus bienes”.  

Integrar esfuerzos  
Ramón Rivas, Director Nacional de la Secretaría de Cultura de El Salvador, reconoció los esfuerzos que cada país está haciendo por la conservación de su patrimonio, no obstante, criticó la disgregación de acciones. “Hemos constatado que cada país está actuando a su manera y en esta reunión hemos planteado la necesidad de unificar esfuerzos. Si estamos hablando de Centroamérica como una región integrada, creo que lo primero que debemos hacer es integrar esfuerzos en esa importante tarea de inventariar y registrar los bienes”, recomendó.

“El inventario de bienes culturales es una herramienta de primer orden. Cómo vamos a cuidar, difundir y conservar si no sabemos lo que tenemos, ni en qué estado se encuentran, ni mucho menos donde están. De ahí la importancia de este tipo de reuniones”. La sugerencia también la realizó el representante del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, Mauricio Flores.