•  |
  •  |
  • END

SAN ANDRÉS DE BOCAY

Una brigada médica odontológica de Canadá brindó atención a dos mil miskitos --hombres, mujeres y niños-- de las comunidades de Walakitan, Yakalpanani, Tuburus, San Andrés de Bocay, la Esperanza, entre otras comunidades indígenas que habitan dentro de la Reserva de Bosawás.

Frank Bessai, coordinador de la brigada, señaló que todo se ha organizado con el Centro “Alexander Humboldt”, que es el organismo que está trabajando de cerca con las comunidades miskitas indio Tambaika Kum y mayagnas Souni Bu, y el que hizo el contacto con la ONG Change for the children (Cambio para los niños), la que a su vez coordinó con la ONG de odontólogos Cariño en Acción, de Canadá, para viajar a las comunidades miskitas de Nicaragua.

Bessa señaló que junto a su esposa, Lorena Swift, se ha interesado por el bienestar de los niños de Nicaragua debido a que tiene varios años de trabajar en nuestro país, principalmente en Managua, pero ahora está trabajando con los niños indígenas de las comunidades que habitan sobre la ribera de los ríos Coco y Bocay.

Los odontólogos estarán por diez días en estas comunidades, donde realizarán limpieza general y extracciones dentales, ya que no se pueden realizar reconstrucciones debido a la falta de material o de un laboratorio para elaborar puentes, aseguraron los galenos, quienes desde el lunes once de febrero comenzaron a trabajar en la zona.

Jine Guild y Joanne Machin, quienes son los coordinadores del grupo Cariño en Acción, lamentaron no poder cumplir con uno de los objetivos del programa que traían, ya que pensaban regalar pastas y cepillos dentales a los comunitarios, pero en Aduana se los retuvieron, por lo que esperan que el gobierno logre liberar estos productos para entregarlos posteriormente.

Los galenos manifestaron que a pesar del contratiempo en Aduana, han sido bien recibidos por los nicaragüenses debido a que es la tercera vez que están en las comunidades indígenas brindando consultas, y la cuarta vez en el país, pues ya estuvieron en Estelí.

Algunas personas han manifestado su desacuerdo con Aduana por la retención de la donación que traían los brigadistas, por lo que esperan que el malentendido se resuelva pronto.

Otro de los puntos importantes, según el ingeniero Julio Espinoza, coordinador del Centro Humboldt en San Andrés de Bocay, es que los 17 especialistas vienen cubriendo sus gastos desde Canadá. Cada uno está invirtiendo 3 mil doscientos dólares para venir a brindar atención gratuita a las comunidades indígenas de nuestro país, donde a muchos médicos nuestros no les gusta ir a trabajar por la lejanía de las mismas.

Pero, además, están dejando 50 mil dólares para seguir con una campaña por un periodo de un año sobre salud oral, esto con la finalidad de crear conciencia en los habitantes del lugar de la importancia de cuidar la dentadura, por lo que también se capacitó a promotores sobre salud bucal para que sean los que se encarguen de multiplicar los conocimientos sobre el cuidado dental, aseguró Espinoza,
Por su parte, la doctora Sandra Díaz señaló que todas estas actividades de salud dental se han coordinado con el Ministerio de Salud, por lo que no es una acción aislada, sino que el Minsa tiene conocimiento de lo que se está haciendo en las comunidades indígenas del municipio de Wiwilí, en Jinotega.

Por su parte, el dirigente indígena de la organización indígena Tambaika Kum, Primitivo Centeno, señaló que la llegada de los odontólogos es de suma importancia para los indígenas, ya que brindarán una consulta que no reciben en San Andrés de Bocay.

La niña Jatly Taylor es una de las pacientes con problemas de caries, y según su abuela Migdalia Bonilla, se la había hinchado la cara porque tenía cinco muelas afectadas, pero como no hay quien los atienda, no les queda otro camino que aguantar el dolor, por lo que aprovecharon la llegada de los médicos para extraerle las piezas dañadas a su niña.