Leoncio Vanegas
  •  |
  •  |
  • END

OCOTAL

La Cruz Roja neosegoviana, con la cooperación de su homóloga holandesa, ha iniciado la ejecución del proyecto “Reduciendo la Vulnerabilidad de las Comunidades ante el Riesgo de Cambio Climático” en cuatro municipios de Las Segovias y uno de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

Según Esther Barend, delegada de la Cruz Roja holandesa para este programa, dijo que los municipios beneficiarios serán Estelí, Somoto y Puerto Cabezas, de la RAAN, y los territorios del trópico seco neosegoviano, Macuelizo y Santa María.

Añadió que la inversión se realizará en un período de tres años para finalizar en noviembre de 2010. El financiamiento de unos 600 mil euros proviene en un 75 por ciento de la Unión Europea (UE) y el 25 por ciento de recolecciones que la institución benemérita realiza en su país.

La funcionaria indicó que entre los componentes principales del programa está una campaña de concienciación de la gente para que comprenda qué es el cambio climático y qué se puede hacer para adaptarse a sus efectos.

Barend consideró imprescindible una alianza con el sistema educativo, las universidades, así como con las instituciones públicas relacionadas con el medioambiente y recursos naturales. Entre las actividades mencionó las capacitaciones para los maestros, a fin de que introduzcan en los contenidos curriculares los temas del cambio climático.


A reducir el consumo de leña
A las escuelas y comunidades entregarán folletos ilustrados con explicaciones sencillas para que los niños y adultos entiendan sobre este complejo problema, así como las soluciones locales que se pueden impulsar.

Por su parte, Kony Silva Martínez, coordinadora técnica del proyecto, agregó que la campaña de sensibilización apuntará a un cambio de actitud, “porque una de las principales causas del cambio climático es la deforestación, que tenemos en todo el mundo, pero también en nuestras comunidades”, anotó.

Señaló que se buscará la adopción de buenas prácticas de reforestación y reducción del consumo de leña mediante otras opciones, como los ecofogones o biodigestores, “que llevan a una reducción de emisión de gases. También para que la gente esté preparada para enfrentar desastres naturales, por lo que ahora se generan eventos extremos, como inundaciones, huracanes y sequías”, dijo.

Ambas funcionarias reflexionaron sobre los graves efectos que ocasiona la variación climática en los seres vivos, como la extinción de algunas especies de animales.

En muchas regiones, los bosques se ven afectados en la capacidad de crecimiento, altamente reducidos por la intensidad de los incendios forestales, así como consecuencia de los períodos secos cada vez más prolongados y con el riesgo latente de una desertificación indetenible.