•  |
  •  |
  • END

Pobladores mestizos que por muchos años han vivido ignorados por autoridades gubernamentales, centrales y municipales, lograron que funcionarios de Jinotega y Wiwilí sesionaran en la comunidad de Plí, a varias horas en bestia para llegar a Wiwilí, sobre el Río Wanki o Río Coco.

La sesión de trabajo donde los líderes comunales expusieron los problemas que viven en las profundidades montañosas de la zona núcleo de la Reserva de Bosawás, donde están resarciendo los daños causados y protegiendo la reserva, fue gracias al esfuerzo de la Asociación para la Protección y Desarrollo de Comunidades Mestizas de Bosawás que contó con el apoyo económico del Centro “Alexander Humboldt” y Danida.

Apdecomebo es una asociación que aglutina a 32 comunidades mestizas de los municipios de Wiwilí y San José de Bocay, asentadas desde los años 60 en esas tierras que con sacrificio han cultivado para sobrevivir. Ahora luchan para evitar los despales y contaminación de las aguas.

Desplazados por la guerra

Encarnación Blandón, presidente de la asociación y anfitrión del evento junto con el resto de la Junta Directiva, señaló que la mayoría de los que habitan en las 32 comunidades es gente pobre, obligados a abandonar esas tierras por la guerra de los 80, pero después de la desmovilización todos volvieron a sus hogares.

El dirigente campesino señaló que ningún gobierno les ha querido reconocer que son una fuerza de doce mil familias, y no fue sino hasta en el período municipal presidido por Celso Amador, que fueron tomados en cuenta.

Por su parte, Ramón Guevara, vicepresidente de la asociación, señaló que desde el 2005 se constituyeron jurídicamente pero fueron ignorados por las autoridades.

Las capacitaciones han sido gracias al Centro Humboldt que los ha apoyado en proyectos de carácter productivo, capacidades de gestión, y hoy tienen programas financiados por Marena y el proyecto Corazón.


Los requerimientos y
pierden diez becas
Entre los planteamientos están cedulación, seguridad ciudadana, bono productivo, planes de techos, caminos rurales, puentes, agua potable, escuela secundaria y acondicionamiento de ella. Otro problema expuesto fue que había diez becas para estudios universitarios, pero por no contar con bachilleres se perdieron.

La asamblea tuvo logros, ya que el alcalde Amador aseguró que se abrirá una ventanilla en la Alcaldía de Wiwilí para elaboración de cartas de venta y registro de las personas, lo que evitará gastos en dinero y tiempo a los habitantes de las 22 comunidades mestizas que pertenecen a Wiwilí.

También mencionó que se ejecutaron dos puentes colgantes en la comunidad de Olwasquín, además que se presupuestó fondos para el mantenimiento de escuelas, instrumentos musicales, apoyo a iglesias evangélicas y católicas, reemplazo de escuelas y el proyecto de agua para Plicito. que tiene un costo de 729 mil 228 córdobas.

Un anuncio que suena a campaña

El edil aseguró que para el 2012 se presupuestará una carretera todo tiempo de La Colonia a Boca de Plí, que permitirá a las 32 comunidades llegar fácilmente a la cabecera municipal y sacar la producción.

Otro logro está relacionado a seguridad ciudadana, con la ubicación de un puesto policial con dos agentes de línea apoyados por 20 policías voluntarios que la asociación ha contratado. También destaca la presencia del Poder Judicial a través de facilitadores judiciales, lo que permitirá mediar en los conflictos, aseguró el doctor Francisco Fernando Blandón Robleto, Juez Local Único de Wiwilí.