•  |
  •  |
  • END

Productores y productoras de arroz de Chinandega se graduaron como promotores rurales, después de recibir capacitación y asistencia técnica sobre manejo varietal, agronómico y fitosanitario de este cultivo durante 5 meses.

Los promotores rurales tienen la capacidad de replicar sus conocimientos en las comunidades e incentivar la tecnificación productiva. El proceso de preparación fue a través de las Escuelas de Campo de Arroz, ECAS, promovidas por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA y apoyadas por la Cuenta Reto del Milenio (CRM) y su operador agrícola Chemonics como parte de las acciones de sostenibilidad.

 La productora Maritza Antonia Meza, de la Cooperativa El Progreso es una de las dos mujeres graduadas como promotoras rurales, aseguró que durante las ECAS aprendió varias técnicas para proteger el medio ambiente en sus labores productivas de arroz, elaborando abonos orgánicos de menor costo que los insumos químicos.

Les ajustaron horario
Las capacitaciones y los encuentros con los productores y técnicos fueron organizados en un horario que permitiera su participación, “eso me gustó que establecieron horas en la que no me afectara con mis labores en la casa y mis obligaciones con mi hijo y así no perdía las capacitaciones”, indicó.

Dijo que antes de trabajar con la CRM sus rendimientos eran de 80 quintales por manzana y ahora debido al buen manejo son de 100 quintales. Al igual que el resto de sus compañeros/as graduados espera compartir los conocimientos adquiridos en las ECAS con otros productores y productoras de su comunidad.

“Fueron 20 sesiones, nos satisface haber trabajado con estos pequeños productores y productoras que son los que cargan la producción de este país, esta actividad no hubiera sido posible sin el apoyo de la Cuenta Reto y de las cooperativas”, expresó Mauricio Tinoco, Coordinador de la oficina del INTA en Chinandega.

32 nuevos promotores
En total se graduaron 32 promotores/as rurales de las cooperativas El Progreso del municipio de El Viejo y Nuestra Señora de Lourdes, de Chinandega. Las ECAS se realizaron en dos de las 14 Áreas de Validación Tecnológica, AVT establecidas en fincas de beneficiarios de la CRM. Sergio Narváez, Gerente del Operador Agrícola de la CRM, felicitó a los productores/as por el esfuerzo realizado y por su disposición en mejorar los métodos de producción.

En cada AVT se establecieron cinco parcelas, dos con las variedades comerciales INTA Chinandega e INTA Dorado, y tres con las líneas en proceso de validación L-9, L-8 y L-256, esta última liberada para uso comercial por ANAR. Los productores garantizaron el terreno, los insumos, el INTA la asistencia técnica y la CRM la logística.

Las ECAS desarrollaron la metodología aprender-haciendo, donde los productores tuvieron la oportunidad de sembrar nuevas líneas de arroz y materiales genéticos, conocer su evolución en conjunto con otros productores locales y determinar las de mayor rendimiento.

La CRM y el INTA también apoyaron la preparación de 60 promotores/as rurales de frijol de León y Chinandega.