Jasmina Escobar Sandino
  •  |
  •  |
  • END

La muerte materna de Kati Claribel Gutiérrez Aráuz, en el Hospital Regional “César Amador Molina”, de Matagalpa, aún no ha sido aclarada. Mientras sus familiares piden justicia y esclarecimiento del caso, el director de dicho centro hospitalario, doctor Joaquín Escoto, pretende minimizar el hecho, interpretándolo como “acoso político”.

Byron Sánchez Lúkez, esposo de Kati Claribel, lamentó que el personal de salud de ese departamento no les brinde atención necesaria y malinterprete las quejas que hace la población. “Ahora todo lo convierten en política. Mi esposa no pertenecía a ningún partido. Lo único que queremos es expresarle a la población lo que está sucediendo y que no se sigan cometiendo actos inhumanos en contra de la gente”, expuso.

Dentro del equipo médico que atendió a Kati Claribel estaba la doctora Maura Mairena, a quien los familiares de la víctima la señalan como la principal responsable, ya que, según ellos, tuvo todas las oportunidades para salvarla, además, la auditoría del caso demostró fue “muerte evitable”.

“Estamos dolidos porque se está diciendo que nuestra denuncia es política, lo único que queremos es que se haga justicia. Queremos que la población sepa de las injusticias que se están cometiendo, no la vamos a revivir, ya hemos visto injusticias en contra de campesinos, por ejemplo a otro familiar le dejaron una gasa adentro y nos quedamos callados, pero ahora vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”, advirtió Sánchez.

“Aquí trabajamos con las uñas”

El esposo de Kati Claribel comentó que la doctora Mairena visitó a la familia doliente para pedirles perdón y les confesó que en ese hospital “trabajan con las uñas”. “Si se va al hospital regional, es una suciedad tremenda. En eso tiene razón la doctora, pero ellos tienen la responsabilidad de exigir mejores condiciones y si no las tienen, no tienen por qué operar, pero, ¿qué quieren que hagamos, que cerremos la boca y que haya más muerte en los hospitales?”, se cuestionó.

Según el doctor Frank Cajina, presidente de la Asociación Médica Nicaragüense, filial Matagalpa, el caso aún lo están investigando, y en las próximas horas determinarán si habrá o no sanción administrativa.

Al consultarle al doctor Cajina sobre el resultado de la auditoría, el cual expresa que la muerte pudo evitarse, el galeno expresó que “todas las muertes son evitables, pero la hemorragia post parto (causa del fallecimiento de Kati Claribel), casualmente en la revista más prestigiosa del mundo de ginecología, explica muy bien el manejo de la hemorragia, el cual es multidisciplinario, cosa que el hospital no tiene; por ejemplo, la paciente necesitó un anestesista y sólo estaban unos técnicos, debió haber un doctor de materiales y no había, debió haber más personal para que colaboraran y no los teníamos”.

Asimismo, consideró que si la paciente se trasladaba a Managua se moriría en el camino, “entonces la responsabilidad es compartida, no sólo el médico es culpable. Toda muerte es evitable, nosotros quisiéramos que nadie se muriera”, concluyó el doctor Cajina.

Kati Claribel murió la madrugada del cinco de diciembre a causa de una hemorragia post parto, una de las principales causas de mortalidad materna en el país. Su deceso comprueba una vez más que las muertes maternas han pasado del área rural al sector urbano.