•  |
  •  |
  • END

Productores ubicados sobre la cuenca lechera conocida como Vía Láctea compuesta por los municipios de Muy Muy, Matiguás, Río Blanco, Paiwas y Mulukukú, así como los transportistas de la cooperativa Cootramusún que cubre la ruta hacia esos municipios están demandando la construcción del puente Paso Real, que une estos municipios productivos con el resto del país.

Este puente ubicado sobre el río Grande de Matagalpa, conocido también como río Viejo, fue destruido por el huracán Mitch, por lo que se construyó un puente provisional para un año de utilidad, mientras se construía el de concreto, pero ha pasado más de una década y se sigue utilizando el puente provisional que está en mal estado.

El puente estaba dentro del proyecto de construcción de la carretera Boaco-Río Blanco, pero como el puente viejo fue arrancado por la crecida del río, se hizo caso omiso de la construcción del mismo, dejando como respuesta el puente provisional, por lo que hoy los productores de la Vía Láctea y dirigentes del transporte, exigen al MTI su construcción.

Cruce peligroso

Los directivos de la cooperativa Cootramusún, Ramón Cortedano y Pablo Martínez, señalaron que esto es una necesidad porque este puente está en mal estado y los conductores de los buses tienen que hacer “maromas” para pasar, hay que medir bien para cruzar de un lado a otro, aseguraron los dirigentes de la cooperativa de transporte.

La construcción del puente de Paso Real es de mucha importancia ya que además de la salida de los productos lácteos y resto de producción de esta zona, es la vía que comunica el Caribe y el Pacífico, por donde pasa transporte pesado tanto de mercadería a Puerto Cabezas y las Minas, como los camiones cargados de madera que se dirigen a Managua y otros departamentos.


Urge reparar
otro puente
Los directivos de la cooperativa aseguraron, que además del puente de Paso Real, es necesario reparar el puente de Vopal que une los municipios de San Dionisio y Esquipulas, el que está en mal estado después que fuera dañado por las lluvias pasadas que azotaron el país.

Amenazados por el MTI

Entre otras necesidades, los transportistas señalaron que también tienen la urgencia de la reparación de los tramos de carretera, La Planta-San Dionisio-Esquipulas, así como el tramo de la carretera Santa Emilia-La Dalia, Rancho Grande–Waslala, que están en pésimo estado, lo que además de destruir las unidades de transporte, pone en peligro la vida de los pasajeros.

Pablo Martínez señaló que se sienten amenazados por el MTI, ya que les exigen cumplir los horarios establecidos como si las carreteras estuvieran pavimentadas y si se tardan tres minutos, además de las multas, los amenazan con quitarles el permiso de operación.

“Nos sentimos amenazados por algunos funcionarios del MTI, porque nos aplican el reglamento como si contáramos con carreteras pavimentadas, el jueves nos reunimos con los funcionarios del MTI ya que nos querían paralizar seis unidades por incumplimiento de horarios, pero nosotros planteamos la problemática de las carreteras, logrando que las unidades sigan trabajando”, finalizó el dirigente del transporte.