•  |
  •  |
  • END

La recolección y manejo adecuado de los desechos sólidos y el tratamiento del manto acuífero de la ciudad de Granada forman parte de un proyecto que desde hace dos años vienen gestionando varias organizaciones de este departamento.

El documento del proyecto “Mejoramiento del Sistema de Recolección y Transporte de Desechos Sólidos No Peligrosos y del Vertedero Municipal de Granada” fue presentado en septiembre de 2006 ante la Asamblea Nacional por el entonces alcalde Álvaro Chamorro Mora, pero hasta la fecha no ha sido incorporado en el Presupuesto General de la República.

Dicho proyecto consiste en la adquisición de equipos recolectores de basura y medios de supervisión para mejorar el sistema de recolección y transporte de los desechos del municipio.

Además de equipos pesados, adoquinamiento del camino de acceso y construcción de un sistema de monitoreo y vigilancia de la contaminación que produce el actual vertedero municipal.

Urge aprobación
“El documento amplía la fundamentación de la necesidad urgente de aprobar el financiamiento que permita la compra de maquinaria necesaria, y su preparación estuvo a cargo de nuestro asesor sanitario, el ingeniero Cipriano Sequeira”, manifestó Róger Monterrey, Presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios del Departamento de Granada (Acugra).

El mismo está siendo respaldado por las delegaciones de Intur, Cantur, Canatur, la Policía, la Alcaldía y el Marena, entre otros.

El problema
El riesgo de una posible contaminación del manto de agua viene desde la década de 1970, cuando al aire libre y sin ningún estudio de impacto ambiental se constituyó el basurero La Joya, ubicado en el kilómetro 50 de la carretera Granada-Nandaime.

Actualmente, La Joya es un espacio completamente relleno con miles de toneladas de desechos que amenazan el entorno y que de seguir así, podrían llegar hasta el lago Cocibolca.

Sin embargo, en reiteradas ocasiones la alcaldesa de Granada, Rosalía Castrillo, ha manifestado que la reubicación de La Joya implica una cantidad de dinero con la que no cuenta la municipalidad.

Al respecto, Monterrey expresó que “la municipalidad ni siquiera tiene una carreta propia para recoger la basura, hay que subcontratar los camiones para que puedan prestar el servicio”, dijo.

Aseguró que la alcaldía ha tenido que disponer de un predio cercano al mercado municipal para que funcione como centro de acopio y recoger la basura de los sitios cercanos, lo que considera incorrecto.

En un documento facilitado por los miembros de Acugra se lee que en 1993 se realizaron varios estudios y propuestas de proyectos dirigidos a mejorar la recolección, transporte y manejo de los desechos sólidos, pero debido al alto costo de la inversión y a la falta del mecanismo adecuado en el cobro del servicio, no ha habido ningún avance.

Lo más lamentable, según Monterrey, es que el documento fue presentado a las diferentes comisiones de la Asamblea Nacional el mismo día que se aprobó el Presupuesto de 2008. Pero remarcó que el perfil del proyecto ya había sido presentado en 2006.